YLANG YLANG

En esta entrada dedicada a la aromaterapia te hablamos de Ylang ylang (Cananga odorata).

Gran árbol tropical de hasta 20 m de altura con grandes flores tiernas y fragantes que pueden ser de color rosa, malva o amarillo. Las amarillas son las recomendablees para la extracción del aceite esencial.

Ficha de toxicidad: No tóxico, no irritante, no sensibiliza (salvo a personas alérgicas a este aceite). Debido a su fragancia, debe utilizarse moderadamente, ya que puede saturar el olfato y provocar nauseas.

Origen y distribución: Originario de Asia tropical, especialmente de Indonesia y Filipinas. Los mayores productores de aceite son Madagascar, Las Islas Reunión y Comoras.

Otras especies: Muy estrechamente relacionado con la cananga (C. Odoratum var. Macrophylla), si bien el aceite de ylang ylang, se considera más refinado en perfumería.

Extracción: El aceite esencial se obtiene por destilación acuosa o al vapor de las flores frescas. El primer destilado (un 40%) es el ylang ylang extra, el de recomendable calidad. Los siguientes tres son los de grado 1,2 y 3.

También se produce en ocasiones un aceite completo que representa el aceite total o no fraccionado, pero que en ocasiones se prepara combinando ylang ylang 1 y 2.

Por extracción con solventes, se obtienen también un absoluto y un concreto, por sus efectos floral-balsámicos de larga duración.

Componentes principales: Metil benzoato, metil salicilato, metil paracretol, acetato de vencilo, eugenol, geraniol, linalol y terpenos (pineno y cadineno, entre otros).

Propiedades que le reconoce la bibliografía existente:

Piel: acné, crecimiento y aclarado del cabello, picaduras de insectos, irritación cutánea y pieles lipidos, cuidados generales de la piel.

Circulación, musculatura y articulaciones: tensión arterial alta (respiración acelerada), taquicardias, palpitaciones.

Sistema nervioso: depresión, frigidez, impotencia, insomnio, tensión nerviosa y estrés.

Efectos: afrodisíaco, antidepresivo, anti-infeccioso, antiseborreico, antiséptico, euforizante, hipo-tensor, tónico nervioso, regulador, sedante nervioso, activante circulatorio y tónico.

Compatibilidades con otros aceites esenciales: Combina bien con los aceites de rosa, jazmín, vetiver etc.

Aceites vegetales que potencian sus propiedades: romero, manzanilla, germen de trigo, jojoba, avellanas, té.