Tratamiento de la enfemedad

9
542

Una misma enfermedad puede darse en constituciones diferentes, y por tanto, debe tener su tratamiento en forma diferente. El asma por ejemplo, puede ser producido por una alteración de kapha, excesiva agua en los pulmones; o por una alteración de vata, hipersensibilidad nerviosa de los pulmones; o por una alteración de pitta, una acumulación de calor humedad en los pulmones. El mismo tratamiento no puede actuar en cada caso. El mero hecho de conocer que cierta planta “actúa” en determinada enfermedad no nos revelará
su curación definitiva.

Conocer en qué enfermedad actúa una planta, nos da una línea de referencia. El conocer la constitución en que actúa, nos ofrece otra línea de referencia en intersección con la anterior. Al considerarlas a ambas somos mucho más capa- ces de señalar con precisión un tratamiento realmente efectivo.

Tratamiento según la dosha Individual

La dosha se trata con plantas y terapias de naturaleza opuesta a sus cualidades. Para la constitución kapha que tiende al frío y a la humedad se usan las terapias de calor y sequedad. Para vata que tiende hacia el frío y a la sequedad, se usan terapias caloríficas y humectantes. Para pitta que tiende al calor y a la humedad, se utilizan tratamientos refrescantes y secantes.

Sin embargo, algunas plantas que incrementan una dosha en particular pueden ayudarlo en su tratamiento. Aquellas que incrementan kapha por ejemplo, como el regaliz, al licuar el exceso o la acumulación de kapha con su efecto humedecedor, facilita su eliminación del cuerpo. El que una planta pueda incrementar una dosha en particular no significa que no pueda utilizarse nunca en su tratamiento. Puede ser de ayuda el utilizarla durante un tiempo corto o equilibrándola con otras plantas de propiedades opuestas a la dosha.

La constitución individual y la clase de enfermedad

La constitución individual representa generalmente la enfermedad a la cual el individuo es propenso; por ejemplo, las personas kapha tienden a sufrir enfermedades tipo kapha, como resfriados y problemas congestivos. Sin embargo, también les pueden aquejar enfermedades de naturaleza diferente a su propia constitución; por ejemplo, una persona de tipo pitta, puede sufrir un resfriado común de tipo kapha. Así pues, debemos tener en cuenta no sólo la naturaleza del individuo, sino también la de la enfermedad, para tratarlas a ambas.

La constitución individual se denomina en sánscrito prakriti, que significa “naturaleza”. El estado de la enfermedad se denomina vikriti, que significa “desviarse de la naturaleza”. Para averiguar la constitución del individuo, se relizan los respectivos tests (ver pp. 154 – 156). Para averiguar la clase de enfermedad, hay que prestar atención a los síntomas que son temporales. Las enfermedades de naturaleza diferente a la prakriti del individuo son relativamente fáciles de tratar. Las que son de la misma índole son difíciles

Tratamiento para vata Elemento: aire

Atributos: frío, seco, ligero y móvil.

Terapia: de calentamiento, humedecedora, que fomente el aumento de peso y aminore la hiperactividad.

Sabores que reducen vata: dulce, ácido y salado (de acción nutritiva y humedecedora). La mayoría de plantas picantes y purgantes también disminuyen vata.

El sabor picante en exceso agrava vata.

Desequilibrios vata: vata deficiente y vata obstruido.

Vata deficiente: se debe a un agotamiento de los tejidos a causa de su acción secante y aligerante, que causa la deshidratación y deficiencia de los fluidos vitales.

La terapia tónica a base de plantas y alimentos dulces, nutritivos y rejuvenecedores, es ideal. No son indicadas las tónico-amargas que poseen iguales atributos.

Los laxantes que tienen propiedad humedecedora e incrementan el peso, también son aconsejables, como la linaza o las semillas de zaragatona.

El sabor picante por ser el más calorífico, es útil para disipar el atributo frío de vata; pero no es aconsejable cuando hay sequedad y fuerte deshidratación. Vata se agrava
sólo en relación a su sequedad. Las plantas picantes son útiles en las digestiones débiles o variables, características de vata; puesto que son las más fuertes para estimular jataragni y destruir las toxinas, ya que contrarrestan la indigestión causada por un exceso de vata y una pobre asimilación.

Cuando hay carencia de vata, el sabor picante activa el apetito y la digestión colaborando con la reconstitución del cuerpo. Vata obstruido: es el trastorno causado por bloquear los srotas con su acumulación. No se usa la terapia tónica, pues aumenta la obstrucción, creando más dolor e incomodidad.

Las plantas picantes por su efecto estimulante sobre vata, ayudan a mover y disipar en corto plazo, su acumulación y estancamiento. Sin embargo, a largo plazo, después de remover el bloqueo, originará una tendencia a incrementarlo.

Los diaforéticos de naturaleza calorífica son útiles para aliviar vata que se relaciona
con resfriados y gripes (el aire transporta el frío en el cuerpo). Los diaforéticos también ayudan en diversos problemas de la piel seca que causa vata, al humedecerla. Se usan en forma moderada para no secar aún más vata, al sudar demasiado, y principalmente cuando vata está obstruido.

Las plantas carminativas que disipan los gases del conducto gastrointestinal, y las nervinas y antiespasmódicas que alivian la tensión muscular, detienen los espasmos y temblores nerviosos; también se utilizan en casos de obstrucción de vata.

Las terapias de laxantes y purgantes se utilizan para eliminar el estreñimiento, que a
menudo va unido a los desarreglos de vata, y también contra la obstrucción de vata, pero si se utilizan en exceso pueden agravarlo.
Los purgantes fuertes como el ruibarbo o el sen, pueden ser necesarios, para tratar la obstrucción de vata de manera temporal. Deben usarse con cuidado.

El enema (basti) es la terapia más fuerte para eliminar el exceso de vata en el cuerpo y llegar a la raíz de todos sus desarreglos. Se preparan varios enemas de aceites y plantas medicinales; y es mejor si sólo la administran personas especializadas.

Las fórmulas ayurvédicas para reducir vata, contienen a menudo sal de roca, porque es más ligera que la sal marina, y un buen estimulante digestivo para los vata.
Reunión de vata, am, pitta y kapha: incluye enfermedades como artritis, reumatismo y problemas digestivos de distensión abdominal, gases y estreñimiento. Esta
acumulación de vata puede provocar obesidad o vata anabólico. Muchos diaforéticos poseen propiedades antirreumáticas y son de utilidad en casos de artritis (am vata).

Tratamiento para pitta

Elemento: fuego

Atributos: acción calorífica. Es húmeda, ligera y móvil.

Terapia: de acción secante, nutritiva y calmante. Sin embargo, siempre ha de
realizarse primeramente una terapia refrescante, de enfriamiento o dispersión del calor. Sabores que disminuyen pitta: dulce, astringente y amargo, todos de naturaleza refrescante. El sabor amargo, por ser el más frío y seco, es el más favorable.

El exceso de calor en el cuerpo y en la sangre, la inflamación, infección, intoxicación,
hemorragias, fiebres o acidez, se manifiestan por lo general, por alteraciones pitta; aun cuando ésta no puede ser la única causante del problema. Por lo tanto, primero, hay que determinar su naturaleza, profundidad y localización para definir la terapia adecuada, que ha de asociase íntimamente a la de la sangre, rakta, pues pitta se relaciona con ella. En las diferentes terapias de dispersión de calor, se las refresca juntas.

Se puede detener o activar pitta o agni, con vata y kapha.
Las plantas diaforéticas refrescantes disipan el calor y eliminan pitta a través del
sudor. Estas son las apropiadas para tratar el calor superficial, como el de la fiebre de un resfriado o de afecciones inflamatorias de la piel (no crónicas o profundas). Las plantas diaforéticas caloríficas agravan pitta, pues incrementan el calor y causan sudoración.

Las plantas alterativas amargas o astringentes, son por lo general, anti- pitta. Poseen a menudo propiedades bactericidas, que refrescan el calor en la sangre causado por afecciones inflamatorias e infecciosas como llagas, úlceras, forúnculos, infecciones, etc. Las plantas astringentes o hemostáticas son útiles para una hemorragia provocada por un exceso de calor sanguíneo. Tales sabores y energías alivian a pitta.

Las plantas astringentes también son ideales para contrarrestar las pérdidas excesivas (sudoración y diarrea) y estimular la curación de las llagas ulceradas. Las plantas amargas purgantes (de la fiebre) y dispersoras de calor, son las plantas más energéticas para refrescar pitta, para sedar y desintoxicar el hígado, y para reducir la fiebre y el calor elevado arraigados profundamente en el cuerpo.

También se denominan febrífugas o antipiréticas, su acción es similar a la de las alterativas, pero son más fuertes ya que alcanzan tejidos más profundos, más allá de la sangre y de la linfa. Los purgantes con energía refrescante, son otra fuerte terapia anti-pitta. Especialmente cuando el calor elevado de pitta o fiebre alta, se acumula en el tracto gastrointestinal resecando las heces y causando estreñimiento.

En este caso pueden utilizarse purgantes más fuertes; los que también pueden usarse cuando el atributo líquido de pitta es elevado (que por lo general es lo más común), y se presenta una diarrea o acción laxante causada por este calor, ya que de nuevo, la causa es el calor.

Los purgantes (virechana) son los más fuertes para eliminar el exceso de pitta, pues la despeja del lugar en donde se acumula, el intestino delgado. Es la manera más natural de eliminarla, pero requiere una vigilancia extrema, ya que es una terapia fuerte. Como el calor se eleva y expande, ha de eliminarse por una acción descendente y de contracción. Por ello también, una acción diurética es de gran de ayuda para aliviar pitta. Con la orina no sólo se expulsa agua, sino también el calor y la acidez.

Las plantas picantes como el jengibre, se usan por su acción estimulante y digestiva; cuando pitta, a causa de un exceso de líquido, suprime la combustión digestiva, y causa indigestión y acumulación de toxinas. Deben usarse con moderación y en equilibrio con otras plantas. Las tónico-amargas también ayudan a incrementar agni por su acción secante; además no agravan pitta.

Tratamiento para kapha Elemento: agua

Atributos: fría, húmeda, lenta y pesada.

Terapia: de calor, seca, ligera y estimulante.

Sabores que disminuyen kapha: picante, amargo y astringente. Son secos, ligeros y
catabólicos. El sabor picante que también es calorífico, es exactamente de cualidades opuestas a las de kapha, por lo tanto se prescribe en la mayoría de casos kapha. Terapia: reductiva. Se prescribe usualmente con ayuno o una dieta ligera. Su acción es reducir peso (elemento tierra), y disipar el agua del cuerpo. Hay diversas maneras: A través de los riñones, por la orina. Es la más directa. Ayuda a disipar el edema o retención de agua en el cuerpo, y reduce la grasa que usualmente se debe al exceso de agua. Las plantas diuréticas sin embargo, no curan estos desórdenes, porque el principal lugar de acumulación de kapha son los pulmones y el estómago, y los diuréticos actúan sobre los riñones.

Mediante el sudor. Las plantas diaforéticas activan la sudoración disipando el exceso
de kapha a través de la piel. La sudación es otra de las principales terapias anti-kapha. Es efectiva para eliminar los resfriados, gripes, el agua de la superficie (debajo de la piel y de la cara). Es útil al inicio de la fiebre, asma, bronquitis y congestión linfática. Mediante la ingestión de plantas expectorantes o disipadoras de moco se elimina el agua que se encuentra en el cuerpo como flema o moco, la forma básica de kapha; acumulada en los pulmones, el estómago, y otras partes del conducto gastrointestinal.

El agua también puede acumularse bajo la piel y originar tumores, generalmente benignos. La flema puede alojarse en cualquier parte del cuerpo, bloquear los srotas y dar origen a algunas enfermedades del corazón, debido a un alto nivel de colesterol. Mediante la terapia del vómito también se puede eliminar kapha del cuerpo, pues ésta se encuentra en los pulmones y en el estómago. Se trata de una prolongación del método diaforético y expectorante.

Kapha tiene una energía descendente que se disipa mediante una acción de movimiento ascendente y de dispersión. Pero para que sea efectiva, la terapia del vómito debe hacerse con una buena preparación, y por alguien muy experto.

Las plantas estimulantes y carminativas que activan la digestión, son otra principal
terapia anti-kapha. Pues son básicamente caloríficas y picantes que refuerzan agni, incrementan el metabolismo, la circulación y la actividad que rompe con la inercia de kapha; que tiene cualidades opuestas a las de agni. Es fría y pesada, y reduce o suprime la combustión digestiva. Si agni se debilita, se incrementa el agua (kapha) y se originan las enfermedades. Por eso las especias son muy beneficiosas para estas constituciones. Las plantas amargas, particularmente las tónico-amargas, son las más enérgicas para reducir la grasa del cuerpo y disminuir kapha.

Éstas se componen principalmente de aire y, por lo tanto reducen el peso al disminuir el elemento tierra del cuerpo. Estas plantas aminoran el deseo de comer dulces, y estimulan la función del bazo-páncreas. Los laxantes y purgantes también ayudan a reducir el elemento tierra del cuerpo. Las plantas astringentes, por su acción secante y a menudo diurética o expectorante, son útiles para reducir kapha.

La mayoría de plantas caloríficas y picantes como el jengibre, la canela, y el clavo de
olor no sólo ejercen una acción estimulante y carminativa, sino también diaforética y expectorante, que incrementan el fuego digestivo y reducen el agua. La medicina herbal es la terapia más efectiva para reducir kapha, debido a que los sabores predominantes en las plantas son el amargo, el astringente y el picante.

Los tres sabores disminuyen kapha. Pocas plantas incrementan kapha. Aquellas dulces, tónicas y demulcentes pueden ser de utilidad para licuar kapha y expulsarla del cuerpo.

Desintoxicación y tratamiento de “am”

Am posee las mismas características de kapha; es pesada, densa, fría y viscosa,
consistiendo en su mayor parte en secreciones mucosas. Vata puede acumularse en forma de gases en el intestino grueso y difundirse por el intestino delgado, bloqueando el poder digestivo, agni, y creando am. Pitta puede acumularse en forma de bilis en el intestino delgado y, a través del calor, bloquear agni con su licuación u oleosidad y crear am. Kapha puede acumularse en el estómago en forma de moco, extenderse por el intestino delgado, bloquear agni y crear am.

No obstante, am puede unirse con cualquiera de las doshas, denominándose “sama” que significa “con am”. Vata-sama que normalmente es ligera y seca, se vuelve pesada y húmeda cuando se mezcla con am. Pitta-sama que es caliente y húmeda, se vuelve más fría y húmeda. Kapha-sama se vuelve más pesada y como, por lo general tiene un movimiento lento, puede que se quede atascada o inmóvil a causa de am. La turbulencia, pegajosidad y densidad de am, altera los atributos de las doshas.

Am y agni tienen propiedades opuestas. Am es fría, húmeda, pesada, turbia, maloliente e impura. Agni es caliente, seca, ligera, clara, fragante y pura. Para tratar am, hay que incrementar agni.

Psicológicamente, el am se produce cuando uno se aferra a emociones negativas. Estas emociones negativas son las que apagan el agni mental o claridad de la mente. Como resultado,
el agni físico también se reduce. Las experiencias que no se han imilado se convierten en tóxicos como la comida mal digerida.

Los síntomas de am son pérdida de sabor y apetito, indigestión, lengua sucia, mal aliento, pérdida de fuerza, pesadez y obstrucción de srotas. También, acumulación de materias de desecho, mal olor del cuerpo, orina y heces. Pulso pesado, falta de atención, pérdida de claridad, depresión, irritabilidad y obstrucción de las otras doshas.

Am es la raíz de la mayoría de resfriados, fiebres, gripes y enfermedades crónicas debidas a un sistema inmunitario débil. Siempre que haya la evidencia de am, lo primero que debe hacerse es eliminarla. No es posible tratar las doshas simplemente cuando están mezcladas con am. Por ejemplo, las terapias tónicas y de rejuvenecimiento sólo son posibles cuando se ha limpiado el cuerpo de am. Am se reduce con plantas de sabor amargo o picantes.

El sabor amargo, compuesto de aire y éter, ayuda a separar am (que tiene cualidad pesada) de los órganos donde se asienta. El efecto de éstas sobre am es semejante a la del hielo cuando se derrite. El sabor picante, compuesto de fuego y aire, quema y erradica am. Tiene las mismas propiedades de agni, y al reforzar agni, ésta digiere el am. Generalmente se usa el sabor amargo para detener el desarrollo de am, luego el sabor picante para reavivar el metabolismo, consumir am y evitar su nuevo desarrollo. Am se incrementa con sabores dulces, salados y ácidos.

Puesto que el principal atributo de am es su pesadez, se trata primeramente con plantas y una dieta ligera. A menudo es conveniente un ayuno hasta que la lengua se limpie y vuelva el apetito. Siendo am el factor principal de la causa de la enfermedad, es muy útil en otras dolencias un uso extensivo de ayuno. Dietas que no fomenten la formación de moco y terapias desintoxicantes.

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here