SIGUE PRACTICANDO YOGA DESPUÉS DEL EMBARAZO

Sigue practicando yoga despues del embarazo

Tener un bebé lo cambia todo, desde la fluctuación de las hormonas y un nuevo horario de sueño, a la forma de negociar su nueva identidad como padres. Y aunque tus prioridades pueden cambiar drásticamente, tu práctica de yoga, con algunas modificaciones, todavía puede ser una fuente de fuerza y ​dirección correcta para ayudarte a adaptarte a tu nueva vida.

Ya sea por la reanudación de una práctica regular o por iniciarse en el yoga por primera vez, las nuevas madres deben ser conscientes de su nivel de energía y los cambios físicos experimentados durante el embarazo y el parto. La situación de cada persona es diferente, pero los médicos generalmente recomiendan esperar de seis a ocho semanas después del parto antes de la práctica de asanas. Más, si has tenido una cirugía de cesárea o de otro tipo.

Las yoginis experimentadas pueden estar ansiosas por volver a la esterilla, ​​pero no hay que subestimar el poder del pranayama, los mantras, los mudras y la meditación. Puedes comenzar estas prácticas en cualquier momento después de dar a luz.

Nadi Shodhana (respiración alterna) es especialmente útil antes de la lactancia materna, o cada vez que quieras sentirte centrada y tranquila.

Dos mantras preciosos para dar la bienvenida a tu bebé (incluso antes de nacer!) son el Gayatri Mantra y Om Namo Bhagavate Vasudevaya.

A pesar de que las nuevas madres se refieren a menudo a la pérdida de peso y la barriga, es recomendable comenzar con suaves estiramientos y movimientos sencillos antes de añadir asanas de fuerza. Una buena práctica ofrecerá el rejuvenecimiento sobre la fatiga, y apoyará positivamente los cambios energéticos y emocionales que has experimentado desde el parto.

Según las tradiciones del yoga, Shakti-la-energía femenina y creativa univeral reside en la región pélvica. La serie Shakti Bandha (o Pawanmuktasana III) ayuda a reequilibrar esta área después de dar a luz. Algunos de estos movimientos son lo suficientemente suaves para comenzar tan pronto como te sienta cómoda, y cuando se combina con la respiración y la concentración, ofrecen beneficios profundos.

Rajju Karshanasana por ejemplo, ayuda a aliviar la tensión en los hombros, tonifica los músculos alrededor de los pechos y aumenta la capacidad de concentración (dharana).
Varios de los ejercicios Shakti Bandha y otras ubicacións postnatales recomendadas están dirigidas a la zona intermedia del cuerpo, de manera práctica, con precaución y conciencia de uno mismo. Si los músculos de la pared abdominal fueron tensados durante el embarazo o el parto, mantén la parte baja del abdomen contraída durante las poses. Y si has experimentado el prolapso uterino, evita Namaskarasana, Chakki Chalanasana, Malasana y otros movimientos en cuclillas.

Con atención plena, la práctica de asanas simples como el equilibrio de la tabla, se puede llevar a cabo siempre con pocas repeticiones. Estas ubicacións y sus variaciones también ayudan a construir la fuerza en el brazo y el hombro que apreciarás notablemente a medida que el bebé crece.

Otras buenas opciones para la práctica posnatal incluyen marjariasana (Estiramiento del gato) y movimientos del hombro que ayudan a liberar la tensión.

Para ayudar a prevenir la fatiga, utilice sesiones más terapeúticas. Por ejemplo, elija ubicacións con las piernas en la pared en lugar de parada de hombros, y el uso de mantas dobladas o bloques para soportar flexiones hacia atrás suaves como Supta Virasana, Supta Baddha Konasana y Upavistha Konasana.

Siempre termina las asanas con un período de Shavasana o de relajación profunda.
No dudes en practicar con tu bebé en una manta, o incluso con su bebé encima de ti. Trata de colocar al bebé en tu vientre mientras que llevas las piernas a la pared, o mantenerle acunado en tu regazo durante Baddha Konasana (angulo cerrado).

Naturalmente, te verás interrumpida, pero ir con la corriente es una de las lecciones aprendidas con más prácticas en el yoga (y los bebés).

Si estás lista para salir de casa, busca una clase de yoga postnatales donde los bebés y los niños pequeños puedan participar en ella. Uno de los mayores beneficios de las clases de yoga postnatal es que proporcionan un espacio para la unión de sentimientos y amistades de apoyo que pueden crecer más allá del estudio de yoga.

Pueden pasar meses antes de estar lista para entrar en una clase de yoga «regular» de nuevo. Si es así, no te preocupes: tu bebé te ayudará a recordar que el yoga no es sólo el ejercicio físico, y la yoguini más flexible es la que practica la escucha, la flexibilidad, la dedicación y la compasión por uno mismo y los demás.

Namasté.