Secretos de la India: ejercicios de Yoga Nidra para dormir mejor.

0
202

En uno de mis viajes a la India un día asistí a una clase de yoga. Fue en medio de un bosque al aire libre y con poca gente, en un silencio absoluto. Me gustó tanto la experiencia que os la quiero contar.

Secretos de la India: ejercicios de Yoga Nidra para dormir mejor.

Yoga Nidra es una poderosa técnica de sueño consciente. Después de trabajar la relajación física y mental, el practicante observa el espacio psíquico que se abre ante sus ojos cerrados.
Yoga Nidra ha sido una de las técnicas más resguardadas, menos enseñadas y más valiosas de los maestros hindúes. Su llegada a la vida de una persona, marca un momento de auto maestría por la que se accede a capacidades sensitivas muy profundas, tanto para ayudarse uno mismo, como para los demás.
Muy pocas personas en el mundo conocen esta técnica, pero sobre todo, muy pocos occidentales entienden la oportunidad ante la cual se encuentran cuando la practican. En la mayoría de los casos se interpreta como un sistema de meditación, pero va mucho más allá, pudiendo incluso moverse a través del tiempo y el espacio.

Beneficios del Yoga Nidra:

Qué es el Yoga Nidra: el poder del sueño consciente.

La práctica y el concepto de Yoga Nidra se describe como el estado más profundo de relajación posible, manteniendo al mismo tiempo plena conciencia. Un sueño lúcido suelen decir. Es un estado de conciencia entre despertando y durmiendo. Un estado en el cual el cuerpo está totalmente relajado y en el que el practicante va aumentando sistemáticamente la conciencia de su mundo interior.
En esa pantalla mental que se abre gracias al Yoga Nidra se abre el camino hacia el interior de uno mismo y hacia la disolución de los bloqueos y traumas.

Cómo practicar Yoga Nidra.

Primer paso

Acuéstate sobre tu espalda en un colchón, en la cama, donde estés cómodo, totalmente estirado. Los pies un poco separados entre sí, las manos a los costados con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y mantenlos así durante toda la práctica. Concéntrate en todo tu cuerpo y comienza a relajar cada parte del mismo, a soltar donde sientas tensión. Desarrolla la conciencia plena del cuerpo desde la punta de la cabeza hasta los talones del pie. Debes de sentirte cómodo.

Segundo paso.

Luego observamos la respiración natural tomando conciencia de ella.
Comenzamos a visualizar la parte derecha de nuestro cuerpo desde el pie. Vemos el pie derecho. El aire entra a través del dedo gordo del pie y sale por el mismo. Suavemente una y otra vez. Entra el aire por el segundo dedo del pie derecho y sale. Entra el aire por el tercer dedo del pie y sale. Entra el aire por el cuarto dedo del pie. Entra el aire por el dedo pequeño del pie y sale. Esto es fundamental. Si te pierdes o distraes, es necesario volver a empezar desde el dedo gordo, pasando por uno de los demás.
Ahora entra el aire por los cinco dedos a la vez extendiéndose por la pierna hasta la rodilla y sale. Luego sigue entrando el aire y se va extendiendo a lo largo de toda la pierna. Si aún no te dormiste, observa la diferencia entre el lado derecho y el izquierdo de tu cuerpo. Continuamos haciendo lo mismo del lado izquierdo empezando por el dedo gordo del pie izquierdo. Luego sentimos que entra y sale el aire al mismo tiempo por ambos pies y piernas.

Tercer paso

Comenzamos por el dedo pulgar de la mano derecha. Entra el aire por el dedo índice y sale suave una y otra vez. Entra el aire por el dedo medio y sale Una y otra vez. Entra el aire por el dedo anular y sale. Una y otra vez. Entra el aire por el dedo meñique y sale. Una y otra vez. Si te pierdes, vuelves a empezar. Ahora entra el aire por los cinco dedos a la vez extendiendo por el brazo, primero hasta el codo y luego hasta el hombro. Si aún no te dormiste, sigue haciendo lo mismo con los dedos de la mano izquierda uno por uno hasta extender la respiración al brazo y llegar al pecho y la corazón.
Luego seguimos concretizando la entrada del aire y salida por ambas manos y brazos hasta el corazón.
El aire entra por todos los extremos del cuerpo incluyendo dese la punta de la cabeza y llega hasta el corazón Una y otra vez. Hasta que pierdas la conciencia del cuerpo físico que se ira sumergiendo en un sueño profundo. Y al día siguiente quizá no recuerdes como fue que te dormiste.

Por lo general nadie termina el ejercicio. Se quedan dormidos antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here