SANACIÓN AYURVÉDICA

La sanación ayurvédica se basa en la teoría de los cinco elementos del funcionamiento del universo: aire, fuego, agua, tierra y éter (espacio). Estos se manifiestan en el cuerpo como tres principios básicos, los cuales toman el nombre de doshas, y son: Pitta, Kapha y Vata. “Estos tres elementos gobiernan todas las funciones biológicas, psicológicas y patológicas”, dice la directora del programa de Sanación Complementaria de Esbienestar, Martha Villar.

Los doshas indican las características físicas y psíquicas de los seres humanos. Los Vata son delgados, tienen piel sensible, venas muy pronunciadas, mente activa y creativa. Los Pitta se caracterizan por su estatura media, cabello suave, intelecto discriminativo y tendencia a la irritabilidad. Mientras que los Kapha tienen un cuerpo bien desarrollado, tendencia al exceso de peso y un carácter pacífico.

Existen combinaciones de doshas, pero siempre habrá uno que predomine. Además, dependen de la armonía que haya con el medio ambiente interno y externo, los cuales van a determinar la bienestar y dolencia. “Esta sanación se basa en la existencia de una equivalencia entre el universo y la persona, así como la interrelación muy estrecha entre la mente y el cuerpo, considerando que cualquier experiencia positiva o negativa, en una de ellas, afecta a la otra”, expresa Villar.

Ahora bien, ¿cómo es el procesado para el ser humano doliente? En primer lugar, el campo ayurveda no ve dolientes sino personas sanas que han perdido su armonía o equilibrio. Toda dolencia trae una contraparte emocional y la sanación ayurvédica trata ambas. “Si mejora la mente, mejora el cuerpo y viceversa”

El campo ayurveda previene y trata las dolenciaes con el uso de plantas de la región, fórmulas de especias como el comido, kion y pimienta. Realiza técnicas de desintoxicación, elabora macerados y tónicos con vegetales, especias y minerales. Apuesta por hábitos correctos de alimentación de acuerdo a las características de la región y estación. Si estos productos no están a la mano, entonces activa puntos del cuerpo para eliminar el dolor.

Villar explica que la sanación ayurvédica propone un diagnóstico claro e integral del paciente, el cual no se logra solo con la historia clínica sino que usa otros métodos de diagnóstico como el pulso, la observación de la lengua, la facies, entre otros. El objetivo del procesado consiste en equilibrar los doshas y, para ello, se debe eliminar las toxinas o neutralizarlas.

En ese sentido, se plantea el Panchakarma o técnicas de desintoxicación. Son cinco acciones para depurar el cuerpo. “Para hacerlos se debe empezar a ablandar las toxinas, de forma externa a través de masajes y, de forma interna, bebiendo un concentrado de aceite de ajonjolí. De esta manera, las toxinas se moverán y serán más fáciles de eliminar con el Panchakarma”, dice la terapeuta ayurveda de Villa Lili, Fiorella Origgi.

Una práctica previa es el masaje Abhyanga, consiste en movimientos circulares que direccionan las toxinas a puntos linfáticos o de salida, liberando las cargas negativas y el estrés. Otra terapia es el Shirodhara, en este caso, un hilo de aceite tibio cae sobre la frente o el tercer ojo del paciente, lo cual ayuda a eliminar las toxinas de la mente y culmina con masajes en la cara, cabeza y cuello. Estas dos terapias ayudan a cualquier tipo de dosha.

En algunos casos, el Panchakarma se acompaña de procesados depurativos con plantas y consiste en sacar las toxinas que causan dolenciaes. “Cada técnica de desintoxicación es para un tipo de dosha, se puede realizar más de uno pero no es recomendable realizar las acciones de manera simultánea”, señala Origgi.

El Vamana consiste en tomar agua con sal o cardamomo en ayunas y provocar el vómito. “El objetivo es que vomite de cuatro a ocho veces”, dice Salas. Se recomienda a personas que sufren de asma, bronquitis, sinusitis y dolenciaes relacionadas al tracto respiratorio superior. Se aconseja para equilibrar y eliminar el exceso de Kapha.

Otra técnica típica es el Virechan, una limpieza propia de Pitta que elimina las toxinas de la sangre. Se basa en beber agua con aceite o un laxante de hierbas, lo cual actuará como un purgante. Esto ayudará a purificar el intestino delgado, colon, estómago, hígado y bazo.

El Enema se recomienda para las dolenciaes de Vata. Trata dolenciaes reumáticas, estreñimiento, flatulencia, gastritis, dolor de espalda, entre otros. “Implica la introducción de sustancias sanadores como el aceite de coco o sésamo en el recto”, explica Salas.

La cuarta acción es Nasya o descongestión nasal. Hay dos formas: limpiar los canales nasales con agua con sal o inhalar el vapor de hierbas sanadores. Está indicado para la sequedad de la nariz, problemas de congestión de los senos nasales, ronquera, dolor de cabeza, etc.

Finalmente, el Ranktamoksha, consiste en sacar sangre para una mejor circulación y eliminación de las toxinas. “Se practica en dolenciaes a la piel y activa el sistema inmunológico. Se realiza en los Pitta”, menciona Origgi.

El objetivo de la sanación ayurvédica es integrar y equilibrar el cuerpo, mente y espíritu.

Este se cree que ayuda a prevenir dolenciaes y promover el bienestar.

La sanación ayurvédica utiliza una variedad de productos y técnicas para limpiar el cuerpo y restaurar el equilibrio.

Algunos de estos productos pueden ser dañinos si se usa incorrectamente o sin la dirección de un profesional entrenado.

Por ejemplo, algunas hierbas pueden causar efectos secundarios o interacciones con remedios convencionales.

Antes de utilizar el procesado ayurvédico, pregunte acerca de la formación y la experiencia del médico.

Informe a sus proveedores de atención médica acerca de cualquier terapia de sanación complementaria y alternativa que usted utiliza.

Dales una imagen completa de lo que hace para cuidar su bienestar. Esto ayudará a garantizar una atención coordinada y segura.