¿Que son los Mandalas? y como hacerlos

1
272

Los mandalas son símbolos de arte sagrado en las tradiciones india y tibetana. Utilizar estos diagramas es un excelente recurso para meditar y calmar el espíritu.

¿Qué son y como hacer los Mandalas?

La palabra “mandala” proviene del sánscrito, una lengua clásica de la India. Su traducción aproximada es de “círculo”, pero un mandala es mucho más que una simple forma. Representa integridad, y puede ser visto como un modelo para la estructura de organización de la vida misma. Un diagrama cósmico que nos recuerda nuestra relación al infinito, el mundo que se extiende más allá tanto de nuestros cuerpos como de nuestras mentes.

Describiendo ambas realidades, material y no material, el mandala aparece en todos los aspectos de la vida: los círculos celestiales que llamamos Tierra, el Sol y la Luna, así como también los círculos conceptuales de los amigos, la familia y la comunidad.

Los mandalas son diseños circulares que simbolizan la noción de que la vida es infinita. Muchos de los mandalas tienen un significado espiritual para un individuo o hacia un grupo de individuos. Los hindúes fueron de los primeros en usar un mandala como una herramienta espiritual, pero los mandalas con las que la mayoría de las personas están familiarizados, son las realizadas por los budistas.

Los mandalas se utilizan con fines de meditación con el fin de permitirle al individuo convertirse en uno con el universo. No hay muchas personas capaces de alcanzar este estado de la mente con sólo el estudio de un mandala. El simbolismo detrás de la creación de un mandala puede tener un significado importante para muchas personas ya sean judíos, budistas, cristianos, paganos o de cualquier otra orientación religiosa.

¿Cómo usar un mandala?

Hay muchos usos para un mandala. El diseño del mandala se supone que es visualmente atractivo para absorber la mente de una manera tal que los pensamientos irritantes sean incapaces de pasar y una esencia espiritual rodea al individuo al observar el mandala, que a su vez le permite a este una conciencia superior o percepción, casi como si estuviera hipnotizado. Esto permite que la mente ocupada pueda tomar un descanso mientras se deja que la mente creativa pueda correr libremente.

El mandala se utiliza principalmente como una forma de meditación para adquirir conocimientos desde dentro. Seleccione un mandala que le atraiga o con la que se sienta identificado.

Una vez que la intención ha sido establecida, puedes empezar a concentrarte en el mandala. Permítase recibir los hermosos diseños, permita que su mente divague. Si su mente empieza a pensar en las cosas mundanas habituales, simplemente debe traer su enfoque y atención a la belleza de la mandala. Deje que el mandala absorba toda su atención, cayendo en ella y mirando perdidamente en los colores, nade en sus patrones.

Relájese, deje que los pensamientos y sentimientos vengan a ti. Si se empieza a sentir pánico, se siente perdido, incómodo o si comienza a pensar en esas cosas “mundanas” de nuevo, simplemente, relajarse y reoriente su atención hacia el mandala.

Todo el mundo experimenta sentimientos diferentes. Pero si usted tiene una actitud relajada mientras se centró en el mandala, obviamente ha logrado lo que se pretendía.

Como hacer mandalas

Colores y sus significados simbólicos para ayudarte a hacer tu elección al colorear tu mandala:
ROJO para fuerza y energía alta. ROSA para amor, intuición y feminidad. ANARANJADO para creatividad, transformación, autoconciencia y intuición. AMARILLO para aprendizaje, sabiduría, risa y felicidad. VERDE para sanación física, capacidad física, amor a la naturaleza y al cuidado. AZUL para sanación emocional, paz interior y meditación. PÚRPURA para todas las cosas espirituales. BLANCO para el enfoque espiritual. NEGRO para el misterio, pensamiento profundo e individualidad.

A continuación tienes una sugerencia del paso a paso de como hacer un mandala:

Tener algunos crayones, lápices, pinceles o lo que prefieras listos. También puedes poner un poco de música relajante para establecer el tono. Establece tu intención, como por ejemplo ser más espiritual, tener una relación amorosa con su pareja, etc. Contémplalo durante el mayor tiempo que sea cómodo, teniendo en cuenta lo bien que se sentirá cuando suceda.

Una vez instalado en la mente y el cuerpo, debes centrarte en los colores que consideres útil para tu propósito, y prepararlos. Concéntrate en tu intención mientras empiezas a dibujar. Repetir las palabras que expresen tu intención mientras lo haces podría ayudar.

Deja que el dibujo fluya mientras te conecta con la fuente creativa, como si tuviera vida propia. Puedes sentirte inspirado para utilizar ciertas formas, palabras o símbolos como la base para tu manifestación de mandala, o simplemente deja que vaya evolucionando.
Continuar dibujando, concentrándose sólo en su intención y en cómo se sentirá en última instancia, al lograr su objetivo.

Deje de dibujar si se distrae con otros pensamientos o si nota que la energía está decayendo. Tómate un momento y haz unas cuantas respiraciones profundas y relajantes. Cuando vuelva la conexión de energía, siga dibujando.

Los mandalas deben surgir sin esfuerzo, con creatividad y disfrutándolos. Deja tus juicios a un lado y deja que tu mandala se desarrolle, sin importar el tiempo que haga falta.
Mira el mandala y siente su energía. Estará vivo con la intención con la que lo hiciste al principio. Al contemplar el dibujo, podrás observar elementos que no viste durante la creación del mismo. Esto confirma que estabas usando el lado derecho del cerebro, la actividad intuitiva – siempre una buena señal.

El significado de estos elementos vendrá a ti con el tiempo a través de la contemplación, y a menudo de manera sorprendente. Una vez que hayas creado tu mandala, ponlo en algún lugar que verás todos los días – en la pared, o como protector de pantalla en su teléfono, ordenador o portátil – para que pueda trabajar su poderosa magia en su vida.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here