Pranayama para una larga vida

El Ishavasya Upanishad le impone al hombre el deber de tratar de vivir cien años para realizar acciones correctas. En sus laboratorios de investigación en el bosque, los Rishis han descubierto varios métodos para prolongar la vida Pranayama, Asanas tales como Shirshasana y Sarvangasana, plegarias, Havan, ciertas hierbas y Kaya Kalpa. Ellos descubrieron que aquellos seres vivos que respiraban lentamente, con menor número de respiraciones por minuto, vivían más, y que la retención de la respiración llevaba a la hibernación y a la prolongación de la vida. Prescribieron Pranayama para una larga vida.

La gerontología es una ciencia antigua. Desde tiempo inmemorial, el hombre ha buscado formas y medios para vencer a la mas allá; porque él es inmortal. Tiene un impulso innato por expresar esa inmortalidad y experimentarla aquí y ahora.

¡Pero nunca debemos olvidarnos que la larga vida en sí misma no es pura bendición! Salud, fuerza y vitalidad no son en sí mismas bendiciones completas. Depende de cómo sean utilizadas. La vida no debería ser la prolongación de las miserias de la vejez, un decaimiento gradual y una mas allá en vida. Deberías vivir la vida de tal modo que te mantenga lleno de vigor hasta que cumplas cien años. Pero esto tampoco funciona, no es suficiente. Hasta ese día, debes vivir una vida divina, una vida de serdefecto desinteresado a la humanidad, de tal forma que en tu centésimo cumpleaños la gente todavía le ruegue a Dios, de todo corazón, que vivas por otra centuria.

La dedicación espiritual, la dedicación a una causa humanitaria noble, es uno de los factores más importantes en la prolongación de la vida. Otros factores son: un desgaste parejo de todos los órganos vitales del cuerpo sin que uno decaiga más rápido, la ausencia de dolenciaes crónicas, un amor afectuoso hacia el prójimo, especialmente hacia la generación más joven, entusiasmo en alguna ocupación útil y anhelo de vivir, y vivir para una misión.

Al mismo tiempo, debe haber disubicación a aceptar los cambios inevitables que tienen lugar con el avance de la edad. El Dr. Crampton, un notable gerontólogo, dijo: “Si un hombre tiene sentido común como para comprender que en muchos aspectos él ya no es lo que fue diez años atrás y actúa en consecuencia, lleva la delantera en el juego. Conoce tus limitaciones – adáptate a ellas – y goza de tus privilegios al máximo”. Este es un muy buen consejo.

Sé alegre. Sé como un niño. Sé joven en tu entusiasmo por conocer y hacer. Depende de Dios y sabe que el alma no tiene nacimiento, mas allá o vejez. Por sobre todo, medita regularmente y sabe que eres el Atman Inmortal. Serás bendecido con bienestar y larga vida.

Decálogo para incrementar tu Prana:

1. Siéntate en una ubicación cómoda en la que puedas permanecer inmóvil durante un cierto tiempo.

2. Utiliza una habitación seca, templada, ventilada o en la naturaleza.

3. Evita la fatiga.

4. Espira lenta y profundamente, luego inspira y retén la respiración. Exhala muy despacio a continuación. Conseguirás tener una mente firme y tranquila.

5. No te excedas en las retenciones en los primeros meses.

6. Toma alimentos frescos y nutritivos, agua pura de manantial, respira aire limpio y toma el sol con prudencia para incrementar tu Prana.

7. Evita comer en exceso y no te bañes inmediatamente después de los ejercicios.

8. Practica ejercicios de Pranayama.

9. Ejercitándote en el control de la respiración densa puedes controlar el Prana sutil interno.

10. Controlando las pequeñas olas de Prana que actúan a través de la mente, conocerás el secreto de cómo controlar el Prana universal.

Que todos ustedes lleguen a ser centenarios y benefactores de la humanidad.

¡Que Dios los bendiga a todos!