Postura de yoga Galavasana

0
753

Eka Pada Galavasana o el Cuervo Volador es una de las posturas más desafiantes, por lo que desarrolla la concentración y fuerza mental.

Se construye colocando las manos sobre el suelo mientras se apoya una rodilla debajo de la axila y el tobillo de la misma pierna debajo de la otra axila, de manera que la pierna actúa de junta y el pie de agarre sobre el brazo.

Esto permite que la postura se mantenga compacta.

Desde ahí podemos ir a la postura la Grulla (también podemos hacerla desde el Trípode pero se requerirá una mayor fuerza abdominal para subir después).

Poco a poco estiramos la pierna libre hacia atrás mientras hacemos fuerza hacia arriba con los brazos y tronco y hacia adelante con la cabeza.

La postura paso a paso:

Entrando a la Postura

Entra en Salamba Sirsasana II (ver el artículo previo). Mantén los brazos paralelos, los omóplatos firmes en el cuerpo, y la pierna izquierda elevándose hacia el techo mientras doblas la rodilla derecha y deslizas el pie derecho hacia abajo por el frente de la pierna elevada. Lleva el pie derecho hacia la raíz del muslo izquierdo en Ardha Padmasana (medio loto).

Ahora baja la pierna izquierda paralela al piso, de modo que la pierna derecha doblada también quede paralela al piso. Luego dobla la rodilla izquierda para que el talón izquierdo se acerque a la nalga y el muslo se mueva hacia el pecho. Deja que el tronco se redondee mientras acercas la pierna al pecho. Usando la presión de la pierna izquierda doblada, acomoda el pie derecho en la parte de atrás del brazo izquierdo. Acércalo a la axila lo más que puedas y gira el pie de modo que los dedos del pie apunten en la misma dirección que los dedos de la mano.

Respira varias veces aquí y luego estira la pierna izquierda paralela al piso. Exhala mientras presionas hacia abajo con las manos y levanta el tronco levantando la cabeza y extendiendo el esternón hacia delante. Los codos deben permanecer doblados a 90 grados con los antebrazos perpendiculares al piso y los brazos ambos paralelos al piso y paralelos entre sí. Extiende el cuello, manteniendo la cabeza lo más arriba que puedas mientras miras al frente. Sostén esta postura mientras respiras.

En la Postura

Resiste la tentación de levantar mucho la pierna de atrás. En lugar de esto relaja la nalga derecha y coloca todo el cuerpo paralelo al piso tanto como sea posible. Estira completamente la rodilla izquierda y extiende el pie. Permanece aquí de 5 a 10 segundos. Debido a la presión en el diafragma, la respiración será dificultosa.

Cambiando de lado

Flexiona la rodilla izquierda y baja la cabeza al piso. Presiona las manos en el piso mientras levantas la pierna izquierda y el tronco, estira la pierna derecha y regresa a Sirsasana. Respira algunas veces y luego repite del otro lado llevando el pie izquierdo a Ardha Padmasana. Sostén la postura el mismo tiempo de ambos lados. Regresa a Sirsasana y luego baja las piernas al piso.

Texto: Paul King
Modelo: Nicolás Acosta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here