Salvia

PARÁLISIS FACIAL: REMEDIOS NATURALES

La salvia es un arbusto de hoja perenne con tallo de vellosidad fina y hojas de un verde grisáceo con margen dentado, su flor posee un color violeta.

Esta planta es originaria de Europa y se cultiva en nuestro país, existen cuatro variedades de salvia.

Esta hierba además de ser agradable al paladar es muy sana, ha estado siempre relacionada a la bienestar.

Como su nombre lo indica viene del latín salvare que quiere decir sanar.

Antiguamente la salvia era para los griegos una planta sagrada, la empleaban para la sanación de distintas dolenciaes beneficiando a muchas personas.

Propiedades que posee: Aceite esencial, vitamina C, vitamina B, principios amargos, glucosa, saponina, enzimas bactericidas, sustancias estrógenos, bactericidas y potasio.

Beneficios de la salvia:

Activa la circulación sanguínea.
Equilibra el sistema nervioso.
Regula el agotamiento.

Para las personas que tienen anemia.
Es astringente.
Para las diarreas.

Alivia síntomas de la menopausia como nauseas, sofocos, vértigos, sudoraciones nocturnas, dolores de cabeza, etc.
Es antidiabética, disminuye los niveles de azúcar en sangre.
Sedante en el sistema digestivo.

Inhibe la producción del sudor
Para afecciones de garganta y encías.
Para cicatrización de úlceras y llagas.

Protege la mucosa vgnal.
Para tratar la retención urinaria y la cistitis.
Para gingivitis y faringitis.

Es antiséptica y antiinflamatoria.

*Le flaman la “hierba de las mujeres” porque ayuda a prevenir los molestos síntomas del ciclo femenino.

Sugerencias:

Para garganta y encías:

Preparar una infusión y hacer gárgaras tres veces al día.

Contra el sudor:

Preparar dejando en remojo medio litro de etanol de 70 y 50 gramos de salvia seca durante una semana, revolviendo a diario. Tomar 50 gotas una o dos veces al día.

Como tónica digestiva y para lavar perjudicadas:

Poner tres cucharaditas de planta seca en tres tazas de agua hervida. Se deja reposar y se bebe tres tazas al día.

Para sistema nervioso, digestivo:

Poner cuatro gramos de hojas de salvia en una taza de agua, dejar reposar y beber.

Contra el reumatismo y parálisis:

Hacer hervir dos grandes puñados de hojas de salvia en dos litros de agua durante 15 minutos, luego colar y poner en la tina. Darse dos o tres baños por semana.

Para curar perjudicadas de lenta cicatrización:

Se mezcla miel con tintura o infusión concentrada y se aplica sobre la perjudicada.

Contra emolestias de la piel provocada por hongos:

Hacer baños y cataplasmas.

Para desinflamar las articulaciones y aliviar artrosis:

Friccionar con aceite.

Contraindicaciones:

No ingerir los primeros meses de embarazo.
No ingerir mujeres que amamantan ya que bloquea la producción de leche.
No tomar personas con insuficiencia renal.