PARA EMPEZAR QUIÉRETE MÁS

PARA EMPEZAR QUIÉRETE MÁS

Si te quisieras más, quizás muchas cosas en tu vida serían diferentes.

Quizás si te quisieras más no estarías en ese trabajo que tanto te entristece y agobia.

Quizás tu vida se sentiría plena.

Quizás repartirías más amor con los que te rodean.

…y por qué no? Mucha gente tiende a reflexionar sobre todo esto cuando empieza un nuevo año.
Nuestra vida está llena de altos y bajos, momentos en los que uno se siente con seguridad, confianza y que todo está bien; y momentos de crisis, en los que existe la oportunidad de aprender y superar las limitaciones.

Es muy frustrante para uno sentir que algo falta en tu vida. Sin embargo, es común encontrar personas que sienten que no tienen control sobre su propia vida, como si no tuvieran manera de escoger o cambiar.
En nuestra sociedad podemos básicamente encontrar dos grandes grupos de personas, las que solamente van siendo llevadas por la vida (el tipo más común), y las mas lúcidas que llevan su vida por el rumbo que quieren (un caso mucho más difícil de ver).

En el primer grupo, aquel donde la persona es llevada por la vida, frecuentemente se repiten los mismos errores de vidas anteriores, se pasa todo el tiempo corriendo para sobrevivir y adquirir cosas, intentando darle un propósito a su vida. No obstante, la gran mayoría de las veces, cuanto más acumule esa persona, más requerimientos se genera. Al final, cuando se da cuenta de esto, no hay más tiempo para invertir en su propio crecimiento personal: la mas allá le viene y comprende que no realizó las tareas más importantes que había planeado anticipadamente.

En cuanto al segundo grupo, el individuo tiene certeza de su existencia en la tierra (o misión) en esta vida, normalmente descubierta a través de sus experiencias “fuera del cuerpo”. La persona puede controlar su vida y marcar su propio rumbo, porque vislumbra un objetivo más profundo al final del camino. Siente que es coherente con el objetivo de su vida. Lo que hace, lo hace con bienestar. Todo los días tienen sentido puesto que forman parte de un plan mayor.

Cuando una persona tiene lucidez y conocimiento sobre el propósito de su vida, todo trabajo que hace tiene el ánimo de concurrir para el cumplimiento de este planeamiento. De tal manera, el trabajo que uno realiza, es también su motivación para vivir, que es, al mismo tiempo, su entretenimiento.
Todas las personas deberían buscar reunir en su vida el trabajo, la motivación y el entretenimiento, haciendo que los 3 sean solamente una cosa.

La condición de seguridad, solamente puede nacer dentro de uno mismo. Nada y nadie puede dar autoconfianza a alguien, pero es viable que una persona se ayude a sí misma a ampliar su equilibrio y confianza. Esto es posible cuando la persona expande su nivel de autoconocimiento y equilibra sus energías, puesto que va a saber más sobre quién es y tener más claridad sobre lo que debe hacer.

El equilibrio emocional no es consecuencia de un control mental, pero es resultado de otros niveles de control de nuestra conciencia. Es muy importante la comprensión profunda de nosotros mismos, de lo que somos más allá de la vida física que estamos viviendo ahora. Hoy en día, por suerte, hay estudios, conocimientos, y técnicas que nos pueden ayudar a ampliar el entendimiento de nuestra existencia. Por eso, aunque la persona tenga desafíos, no va a sentirse vacía, poco productiva o melancólica. Su energía cambiará para un nivel mejor: transformará cualquier estrés negativo en positivo. Con el manejo de las bioenergías y del psicosoma (cuerpo emocional, o astral), el equilibrio y la seguridad se tornan cosas más reales bajo nuestro control y entendimiento.

El Equilibrio mental no significa apatía. El verdadero equilibrio es dinámico y rico en experiencias de todo tipo. El verdadero equilibrio es interno y no es facilitado por cosas externas u otras personas.

El desarrollo de la conciencia de cada uno, es una conquista que no se termina con la mas allá física. Uno lleva consigo para otras dimensiones y otras vidas todo lo que es, lo que logró evolucionar en esta. La paz viene del estado íntimo de saber quién eres y lo que haces.

Todos podemos conocernos más allá de esta vida y de este cuerpo. La experiencia fuera del propio cuerpo es una potente herramienta para la expansión de nuestra lucidez y conocimiento.

Intenta reflexionar sobre estos hechos cada día de tu vida, para que puedas lograr ese equilibrio que todos anhelamos.

Namasté