YOGA PARA LA MEMORIA

Esta secuencia de yoga que te proponemos hoy, y de tan sólo 4 asanas, te ayudará a aumentar la memoria y promover la vitalidad.

1. JANU SIRSASANA

Beneficios: agudiza la memoria, calma el cerebro y el sistema nervioso simpático, que ayuda a la desconexión mental de los sentidos y hace desaparecer los sentimientos de inquietud o irritabilidad. Relaja la glándula tiroides y vitaliza las glándulas suprarrenales, mientras que alivia la tensión ocular y los dolores de cabeza.

Cómo: Siéntate con la espalda recta, flexiona la pierna derecha, con lo que el talón derecho quede debajo de la ingle y la rodilla a un lado. Mantenga la pierna izquierda recta, bloquee los pulgares, y estire los brazos sobre la cabeza; luego estira la columna vertebral. Lleva la cadera derecha ligeramente hacia adelante y gira el pubis, parte baja del abdomen y el pecho hacia la izquierda para que el esternón se enfrente al centro de la pierna izquierda. Pon la parte inferior de la cadera izquierda ligeramente hacia atrás. Inhala, dobla hacia adelante en las caderas por encima de tu pierna izquierda con los brazos extendidos sobre la pierna izquierda o el pie, y mantén durante cinco respiraciones. Puedes utilizar un cinturón para coger el pie. Relájate en la ubicación y se consciente de la respiración. Repite el otro lado.

Consejos para trabajar en la ubicación: Estire su columna hacia delante, mantén la pierna izquierda recta, mantén la cabeza y el cuello relajado, y sólo agáchate hasta donde se siente bien para tu cuerpo. Tu flexibilidad mejorará, y en cada exhalación, comienza a bajar un poco más, ya que te resultará más fácil.

2. SARVANGASANA

Beneficios: Alivia el estrés y los trastornos nerviosos. Ayuda en el sueño y la hipertensión. Mejora la función de la glándula pineal, pituitaria, tiroides, y paratiroides, que regula nuestro sistema endocrino, lo que permite el equilibrio hormonal. El soporte de los hombros funciona en los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, y crea bienestar en el cerebro y la columna vertebral mediante el aumento de flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y el cerebro. Esta ubicación promueva la vitalidad y el aumento de la memoria y el coeficiente intelectual.

Cómo: Se dice que es una de las ubicacións más beneficiosas de yoga. Acostado en el suelo, relaja todo su cuerpo y mantén los hombros lejos de tu cabeza, dibuja los omóplatos en la espalda, contrae los abdominales, y dobla las rodillas. Inhala y levanta las piernas estiradas sobre tu cabeza en ubicación horizontal y luego endereza a una ubicación vertical. Comienza tus ajustes estirando las plantas de los pies hacia el cielo, con lo que el pecho a la barbilla, metiendo el cóccix y endureciendo las nalgas. Puedes modificar esta ubicación, manteniendo las rodillas dobladas, o apoyando los pies contra una pared o una silla.

Consejos para trabajar en la ubicación: Entrelaza los dedos y se estira los brazos en el suelo. Lleva tus codos más juntos y luego levanta más alto los hombros. Cuando tengas experiencia puedes mantener esta ubicación durante cinco minutos.

Precaución: No apto para personas con problemas cardíacos, presión arterial alta, problemas del oído o de los ojos, o durante la menstruación.

3. MATSYASANA

Beneficios: Aumenta la circulación en la tiroides, los pulmones y el corazón. Los músculos del cuello, espalda superior, y el pecho se estiran y aumenta la flexibilidad. Ayuda a regular la tiroides en sí por lo que no llega a ser hiperactiva o poco activa, que estabiliza el metabolismo. Fortalece un prolapso uterino.

Cómo: Acuéstate en el suelo y desplaza el peso del cuerpo a los antebrazos y codos. Inhala y arquea la cabeza hacia atrás al suelo, exhala, y respira. Tus pies están en el suelo, la coronilla se baja al suelo y los brazos se presionan en el suelo. Tu cuerpo, naturalmente, te dirá cuándo es el momento de liberar esta ubicación. Sal de ella con suavidad y poco a poco mediante la colocación del peso corporal en los codos de nuevo y luego levanta la cabeza.

Consejos para trabajar en la ubicación: La respiración profunda aumenta los beneficios de esta ubicación.

4. SUKHASANA

Beneficios: El fortalecimiento de los músculos de la espalda, la flexibilización de las articulaciones de rodillas y caderas, y el aumento de la capacidad respiratoria. A nivel mental, es una ubicación que nos induce a la interiorización, a adentrarnos en nuestro yo interior, a profundizar en nuestro propio espacio.

Cómo: Siéntate sobre un cojín con las piernas cruzadas, la espalda bien recta, la cabeza alineada, la barbilla ligeramente inclinada hacia abajo, los ojos cerrados, los hombros relajados, y la pelvis hacia delante. Por último, coloca las manos sobre las rodillas.
Es muy importante sentirte cómodo al formar la ubicación para una mayor concentración. Una vez sentado y concentrado, centramo la mente en la respiración, haciendo inhalaciones profundas y exhalaciones bien largas y silenciosas que nos ayuden a aquietar los pensamientos y a ahuyentar el parloteo mental. Podemos durante nuestras primeras prácticas mantener la atención sólo en la respiración; más adelante podemos centrar la mente en la repetición de un mantra u oración, como el “OM” o el “SAT NAM”.

 

Namasté.