MEDITACIONES TIBETANAS FÁCILES PARA EL DÍA A DÍA

10
1198
MEDITACIONES TIBETANAS FÁCILES PARA EL DÍA A DÍA
MEDITACIONES TIBETANAS FÁCILES PARA EL DÍA A DÍA

La medicina tibetana hace hincapié en la conexión entre la mente, el comportamiento, y el cuerpo. Puedes ser sorprendido por la rebeldía de tu mente cuando intentas sentarte tranquilamente y observas tus pensamientos. El arte tibetano de la meditación está diseñado para domesticar la mente de mono y ayudar a que se convierta en una herramienta que se pueda utilizar para crear salud y felicidad. La meditación es como el entrenamiento del músculo mental. Tu mente mejora con la práctica.

Familiarízate con tu propia mente

En el idioma tibetano, meditación (Ghom) significa familiarizarse con su propia mente. A medida que se desarrolla el conocimiento de tu pensamiento negativo, puedes dejarlo ir y sustituirlo por la compasión, la bondad y la sabiduría. Tienes muchas opciones para familiarizarte con tu mente. Por ejemplo, se puede meditar mientras se está sentado, caminando, tumbado, bailando, o incluso escuchando música. Es posible que te sientas menos distraído si la meditación es sentada. Simplemente comienza con una breve meditación de dos minutos por cada hora o así calmar y enfocar la mente.

Meditaciones tibetanas fáciles

Estas tres meditaciones tibetanas te ayudarán a dejar de lado la negatividad y desarrollar la misericordia y la compasión hacia ti mismo, los demás y el mundo que te rodea.

La misericordia y la compasión mejoran el sistema inmunológico, abren el corazón, y promueven el equilibrio.

Hacer estas meditaciones regularmente promoverá tu salud y felicidad.

1.- La meditación sobre la compasión

  • Hazla sentado cómodamente, de pie, caminando, o acostado.
  • Endereza la espalda, relaja el cuerpo y respira profundamente; cambia tu enfoque de las distracciones externas a la mente.
  • Participa en la respiración circular a lo largo de la meditación: Respira lenta y profundamente por la nariz, desde tu abdomen, con tu inhalación logra el mismo tiempo que la exhalación, y hay una retención en el medio.
  • Canta este mantra tibetano varias veces, de manera uniforme, y en silencio con la intención de desarrollar la compasión:

Om Mani Padme Hum

Este mantra significa “la joya (compasión) en el centro de la flor de loto (tu corazón).” El cantar este mantra puede ayudar a dejar de lado la negatividad y llenar tu corazón de compasión y misericordia.

El canto regular y sistemático de este mantra promueve la salud física, mental y espiritual. Algunas personas creen que cantar este mantra a una persona que se está muriendo ayuda a la persona a dejarse ir y morir en paz.

2.- Postraciones tibetanas

Las postraciones tibetanas ayudan a armonizar la mente y el cuerpo. Son una versión tibetana de los “saludos al sol”, una serie popular de yoga.

  • Ponte de pie como una montaña, con las manos en oración justo en frente del pecho al nivel del corazón. En el yoga, esta postura se llama Postura de la montaña.
  • Relaja tu cuerpo, baja los párpados, y respira profundamente; cambia tu enfoque de las distracciones externas a la mente.
  • Participa en la respiración circular a lo largo de la meditación: Respira lenta y profundamente por la nariz, desde tu abdomen, con tu inhalación logra el mismo tiempo que la exhalación, y hay una retención en el medio.
  • Mantén las manos juntas en posición de oración, coloca las manos en la coronilla de la cabeza, a continuación, en la frente, luego en la garganta, y luego en el nivel de tu corazón.
  • Arrodíllate en el suelo, con las manos planas en el suelo, y toca con la frente el suelo. O, para una postración de cuerpo entero, arrodíllate en el suelo y luego acuéstate en el suelo, la frente toca también el suelo, los brazos extendidos y las manos apoyadas en el suelo.
  • Ponte de pie, vuelve a la Postura de la montaña, y trae tu atención de nuevo a la respiración circular.
  • Haz por lo menos tres postraciones.
  • Ponte de pie y vuelve a la Postura de la montaña; trae tu atención de nuevo a la respiración circular.
  • Abre tus ojos; continua la respiración circular, la atención plena, y centrado durante todo el día.

3.-La meditación tonglen

“Inhale compasión y exhale sufrimiento ”

  • Hazla sentado cómoda, de pie, caminando, o acostado.
  • Endereza la espalda, relaja el cuerpo y respira profundamente; cambia tu enfoque de las distracciones externas a la mente
  • Participa en la respiración circular a lo largo de la meditación: Respira lenta y profundamente por la nariz, desde tu abdomen, con tu inhalación logra el mismo tiempo que la exhalación, y hay una retención en el medio
  • Tonglen para uno mismo: A medida que inhalas, dejas que tu codicia, la ira, los celos, el miedo, el apego, la confusión, y otros pensamientos negativos salgan a la superficie. En la exhalación, exhala este pensamiento negativo, y llena el espacio vacío con la compasión.
  • Hacer Tonglen para alguien que amas: Respira el sufrimiento de un ser querido, y exhala compasión a la persona. Date cuenta de que tu ser querido quiere ser feliz, pero sufre en su lugar. Abre tu corazón a tu ser querido.
  • Hacer Tonglen para alguien de quien se siente neutral: Respira el sufrimiento de alguien sobre el que te sientas neutro (por ejemplo, un empleado de una tienda), y exhala compasión a esta persona. Date cuenta de que el individuo quiere ser feliz, pero sufre en su lugar. Abre tu corazón a la persona.
  • Hacer Tonglen para alguien que no te gusta: Respira el sufrimiento de alguien que crees que has hecho daño, y exhala compasión a la persona. Date cuenta de que el individuo, al igual que tú y todos los demás, quiere ser feliz. Debido a los pensamientos negativos, la persona toma decisiones perjudiciales que conducen al sufrimiento. Si aumenta el sufrimiento, la persona puede tener un comportamiento aún peor. Tú eres la compasión en desarrollo para que pueda pensar con claridad sobre cómo hacer frente a la persona de una manera que trae buenas consecuencias, no los malas (karma). Abre tu corazón a la persona.
  • Hacer Tonglen para el mundo: Respira el sufrimiento del mundo, y exhala compasión para el mundo. Date cuenta de que todos el mundo quiere ser feliz, pero demasiado a menudo hay opciones no saludables que conducen a sufrir en su lugar. Mediante el desarrollo de la compasión universal, vas a tomar medidas para ayudar a aliviar este sufrimiento. Abre tu corazón al mundo.
  • Purificación: Al final de la meditación, la visualización del sufrimiento inhala el humo negro. Debes dejar de lado este humo negro, o podrías aumentar tu propio sufrimiento. Exhala este humo negro por completo. Luego llena tu corazón y todo tu ser con compasión hacia ti mismo y todo el mundo.

Esta meditación utiliza la respiración para transformar la negatividad en la compasión de uno mismo y los demás. Vas a dejar de lado la negatividad, abrir tu corazón, y desarrollar un pensamiento claro que conduce a estilos de vida saludables.

Namasté.

 

10 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here