Meditación con piedras

0
203

Existen muchas ramas encaminadas a equilibrar la mente y el espíritu. Es muy importante que, para que cada una de las técnicas desarrolladas para conseguir un equilibrio y armonía espiritual tengan los efectos deseados y no produzcan ningún tipo de desequilibrio, sean realizadas correctamente, ya que si no pueden ser totalmente contraproducentes.

Una de las técnicas más comunes y más desarrolladas es la meditación con distintos tipos de piedras y cristales, para armonizar tanto la mente y el espíritu, como el cuerpo y los distintos sistemas que lo conforman, como incluso el hogar, que también puede presentar desequilibrios.

Distintas formas de meditación con piedras.

Dentro de la meditación con piedras existen diferentes formas de realizarla. Todo depende de cuál sea el objetivo que se busca con la realización de esta técnica. Si lo que se quiere conseguir es que un espacio físico, como la casa propia o el lugar de trabajo, se armonice y desaparezca cualquier tipo de desequilibrio, es muy sencillo, solo hay que colocar la piedra elegida como ornamento encima de cualquier superficie o incluso incluirla en cualquier tipo de abalorio que se vaya a llevar durante todo el día, para que acompañe a la persona que desea que los espacios en los que esté se equilibren.

En cambio, para armonizar tanto el cuerpo, la mente y el espíritu la técnica a realizar es diferente. Es necesario seguir una serie de pasos para conseguir el objetivo deseado y no provocar desequilibrios físicos o espirituales.

Limpiar las piedras

El primer paso para realizar la meditación con piedras de forma correcta es limpiar las piedras, para evitar cualquier tipo de desequilibrio en el momento de la meditación. Existen dos métodos para limpiar las piedras, dependiendo de si se pueden mojar o no.

En el caso de aquellas que pueden ser sumergidas en agua se recomienda mantenerlas durante 24 horas en agua con sal para asegurarse de que están totalmente purificadas. Aquellas que no pueden ser mojadas se limpiarán con tierra. Para ello es recomendable mantenerlas durante 24 horas en tierra, dentro de una maceta, no muy profunda. Pasado un día las piedras estarán completamente limpias.

Cómo meditar con piedras de forma correcta

Existen diversas formas de meditación y en este artículo se va a explicar la más sencilla de todas. Primero hay que elegir una piedra que en esos momentos ayude a cumplir los efectos que se buscan, dependiendo de si las necesidades son físicas o psicológicas.

Es muy importante encontrar una postura cómoda que favorezca la concentración. Para ello, se optará por la postura tradicional de meditación, sentados en el suelo con las piernas cruzadas, o si no hay comodidad en esta postura, se sentará en una silla.

Cuando se haya encontrado una postura cómoda hay que practicar la respiración. Se va a realizar una respiración diafragmática, que consiste en llenar los pulmones lentamente, de abajo a arriba, sintiendo cómo el aire entra suavemente por la nariz, llenando toda la capacidad pulmonar. Después se vaciarán respirando, también lentamente, a través de la boca. Este tipo de respiración favorece la concentración y la meditación.

Cuando ya se ha controlado la respiración hay que coger la piedra y, con la mano, apretarla mientras se siente como su fuerza y sus características se trasladan a la persona. Después se observará con detenimiento la piedra, concentrándose en sus características y en las habilidades y ayudas que transfiere. Para terminar se cerrarán los ojos, concentrándose en el traspaso de fuerzas de la piedra a la persona, manteniendo el mismo ritmo de la respiración.

Tipos de piedras para meditar

Cada piedra satisface un tipo de necesidades. Piedras más comunes para meditar y para qué se utilizan exactamente:

Ágata:

Las ágatas son minerales que sirven para asentar las energías y aportar equilibrio físico, emocional e intelectual a la persona. Ayudan a centrar y estabilizar la energía física.

Aguamarina:

Este mineral es una piedra de coraje. Sus energías calmantes reducen el estrés y relajan la mente. Armoniza su entorno y protege contra la polución. La aguamarina, es afín a las personas sensibles, tiene el poder de invocar la tolerancia de los demás. Calma la mente, retirando los pensamientos accidentales además de aliviar los miedos e incrementar la sensibilidad. Espiritualmente agudiza la intuición y provoca clarividencia. Es fantástica para meditar, proteger el aura y alinear los chacras, limpiando a su vez el de la garganta. Colócala donde sea apropiado. Muy eficaz puesta sobre los ojos o tomada como elixir.

Ámbar:

El ámbar es una piedra poderosa sanadora y limpiadora que aleja las enfermedades del cuerpo así como limpia el entorno y los chacras. Absorbe las energías negativas y las transmuta en positivas.

Coral:

Aumenta la voluntad y es una de las piedras que equilibra de una forma más eficaz.

Cuarzo rosa:

El cuarzo rosa es la piedra del amor incondicional y la paz infinita. Es el mineral más importante para el chacra corazón, ya que enseña la verdadera esencia de amor. Funciona extrayendo suavemente las energías negativas reemplazándolas por vibraciones amorosas.

Jade:

Ayuda a prevenir las enfermedades y a fortalecer la salud. Está asociado al 4º chakra que es el del corazón, de ahí que se relacione a esta piedra preciosa con las emociones.

Malaquita:

Limpia y activa los chakras. Es una piedra de transformación.

Piedra de luna:

Favorece el equilibrio emocional.

Topacio:

Favorece el perdón y ayuda a ver la verdad. Ayuda a tomar conciencia de la influencia que se tiene en nuestro interior.

Turquesa: Es una piedra sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y espíritu. Es una piedra protectora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here