MEDITA EN UN YANTRA PARA AUMENTAR TU CONCENTRACIÓN

MEDITA EN UN YANTRA PARA AUMENTAR TU CONCENTRACIÓN

El Yantra en la meditación nos ayuda a borrar el contenido de nuestra conciencia para que pueda convertirse en un puro espejo, que refleja sin interpretar. Todo lo que es infinitamente existe en este vacío. Cuando el espejo de nuestra conciencia se deja sin ningún contenido, esto es la iluminación.

Un yantra es básicamente un diagrama que puede estar compuesto de una o varias figuras geométricas. Al realizar la combinación de éstas, se produce una interacción energética muy poderosa.

La palabra sánscrita yantra proviene del prefijo yam que significa “concebir”, “concepción mental”. Yantra, pues, significa literalmente “dispositivo”, “artificio”, “mecanismo”, “herramienta” o, más preciso aún, “instrumento”. Hace referencia a ciertas representaciones geométricas complejas de niveles y energías del cosmos (personalizadas bajo la forma de la deidad escogida) y del cuerpo humano (en cuanto réplica microcósmica del macrocosmos).

Los yantras se utilizan ampliamente en las ceremonias hindúes, donde se consideran como el “cuerpo” de la deidad personal (ishta-devata). Se dibujan en papel, madera o tela; también se graban en metal o en otros materiales, e incluso se diseñan en tres dimensiones en barro, arena o metal. Los Yantras están compuestos por un cuadrado que contiene círculos, pétalos de loto y un centro raíz o bindu (literalmente: punto). En su diseño se consideran números con poder para la numerología y la astrología hindú: desde el 1 al 9 y el 0 que permiten formar los otros números. El color es otro aspecto importante, ya que el blanco, el naranja, el rojo y el azul son los colores de mayor relevancia. Los yantras siempre son geométricos y designan un diagrama simbólico que, en dos o tres dimensiones, va desde el tamaño de un punto o triángulo hasta las dimensiones de un templo, diseñado para atraer energías positivas y para proteger de las energías negativas.
Los Yantras son obras de arte y sus diseños están basados ​​en los principios de la geometría sagrada usada para la meditación. Cada diseño yantra contiene un punto central o «bindu» donde la formas y diseños geométricos irradian.

Tradicionalmente, estos símbolos se utilizan para equilibrar la mente o se centran en conceptos espirituales, y el acto de la meditación de un yantra suele tener beneficios espirituales.

¿Cómo medito en un Yantra?

  1. Coloca el yantra de tal manera que su centro se encuentra a la misma altura que tus ojos y a una distancia cómoda. Siéntate con la columna recta. Si esto no es posible, encuentra una ubicación cómoda en la que puedes permanecer largo tiempo. Inhala y exhala lentamente hasta que tu respiración fluya de forma natural.

Comienza con los ojos abiertos, una simple mirada al yantra. Es requerido mirar sólo al centro de la geometría sagrada (yantra), centrándose en el punto en el centro del símbolo, tratando de no parpadear o parpadear lo menos posible. La mirada en el centro durante quince minutos. La clave es mantener un marco receptivo, alerta de la mente, sin sacar conclusiones, y libre de conceptos o pensamientos.

 

  1. Cuando tu conciencia comienza a cambiar hacia adentro, cierra los ojos. Ahora mira el yantra impreso en el ojo de tu mente, lo que te permite ver gradualmente hacia dentro.
  2. No hagas nada, y te encontrarás participando en la conciencia pura sin que la mente lo defina. En otras palabras, no sientes ninguna necesidad de decirte a ti mismo cosas como «esta es la experiencia que he estado buscando» o «esto es lo que la gente quiere decir cuando se habla de la iluminación.»
  3. Olvídate de buscar resultados mientras meditas. La meditación nos lleva a un lugar de la sensibilidad en el que experimentamos una gran interconexión con todo lo que es. Esta sensibilidad genera una intimidad amorosa con todo lo que vemos, el olfato, el tacto, el gusto, escuchar, e intuir.
  4. La meditación no trae alegría, pero la alegría viene cuando estamos en meditación. El ser feliz requiere un cambio drástico en nuestra percepción de la realidad y un cambio drástico en nuestro modo de vida. Cuando esto ocurre, nacemos de nuevo y la sensibilidad se vierte inocentemente en nuestro corazón «vacío». Cuando estés listo, puede que desees tomar una respiración profunda, empezar a mover los dedos de los pies y las manos, abre los ojos, y toma conciencia de tu entorno, una vez más.

Beneficios del uso de los yantras

Actualmente, algunos utilizan los yantras como talismanes o amuletos, pero principalmente son utilizados como un instrumento para la meditación, ya que favorecen la calma y la concentración, promoviendo el bienestar físico, psicológico y espiritual.

El yantra, utilizado como instrumento para la meditación, actúa como punto focal hacia lo absoluto. Está diseñado para elevar la conciencia y acercar al practicante a un grado superior de espiritualidad. Esto se consigue gracias a la capacidad de atraer el ojo hacia el centro de la comubicación, que suele ser perfectamente simétrica.

Algunos rituales con yantras se utilizan también de forma terapéutica. Además, se pueden crear yantras específicos para una dolencia o una persona concreta, como amuleto que lleva a cabo la protección contra desequilibrios energéticos, hechizos, etc. En todo caso, la efectividad del yantra dependerá de la calidad de concentración y visualización del adepto, además de su dominio de las energías sutiles.

Diferencia entre yantra y mandala

Los mandalas y los yantras son diagramas sagrados utilizados por el hinduismo y el budismo para representar la estructura del Universo y del ser humano, éste considerado como una réplica microcósmica del macrocosmos. Son una proyección geométrica del cosmos, y se suelen organizar mediante un círculo (centro del universo y soporte de concentración) inscrito dentro de una forma cuadrangular. En la práctica, los yantras hindúes son lineales y geométricos, mientras que los mandalas budistas son figurativos. Su finalidad es semejante a los yantras. Se utilizan con fines de concentración, devocionales o para aumentar el conocimiento y la sabiduría personal.

El estilo y significado específico de cada mandala o yantra se explica según la época y la sampradaya (escuela filosofíca) que lo crea; los hay vaishnavas (consagrado a Vishnu), shaivas (consagrado a Shiva) y shaktas (consagrado a Shakti, la Diosa Madre). Los mandalas a menudo se elaboran con elementos frágiles y perecederos como arena, pétalos de flores o arroz. La construcción de un mandala de este tipo es minuciosa y lleva varios días. Sin embargo, una vez terminado se destruye para cumplir con uno de los propósitos fundamentales de su filosofía: mostrar la impermanencia de las cosas, promoviendo el desapego. La creación de un mandala o un yantra es, además de un elaborado trabajo que desarrolla la paciencia y la constancia, una meditación activa, un poderoso instrumento de concentración y relajación. La relación que se establece a través de la contemplación de su geometría conduce a un estado mental que invita al samadhi o unión con la Divinidad.
Namasté.