LOTO: AROMATERAPIA

9
2954
El aceite sagrado del Loto es extraído de la nymphaea caerulea. El loto azul era la planta más importante del Antiguo Egipto, cuyo término era “seshen”.Debía su nombre a una serie de razones. De acuerdo a la tradición egipcia, el Dios sol Ra había nacido de una flor de loto flotando en las aguas primordiales.

Este concepto religioso entendía que el difunto aspiraba a ser renacido en una flor de loto al igual que Ra.
En la tumba de Tutankhamon se encontró una escultura de madera representando este momento. Era el símbolo del dios Nefertum.Análisis recientes sugieren que el loto azul contiene componentes psicoactivos de naturaleza activante. Esta podría ser la razón de la popularidad de la planta en el Antiguo Egipto. Su presencia es ubicua en la decoración de las tumbas de todos los periodos históricos y jugaba un papel muy importante en las creencias funerarias y la naturaleza amorosa del milagro del renacimiento. Se han encontrado restos de flores de loto en sarcófagos, por ejemplo dispersadas sobre la momia de Tutankhamon.Los egipcios, como grandes observadores de la naturaleza, vieron que el loto azul se abría al amanecer orientado hacia el este, viendo el centro de oro intenso fijado contra los pétalos azules, aparentemente una imitación del cielo que saludaría el sol, lanzando un suave perfume dulce. Con la oscuridad volvía a cerrarse y a hundirse en las aguas. El proceso se repetiría de nuevo al día siguiente. La flor fue ligada por consiguiente firmemente al levantamiento y al ajuste del sol. Esto es al contrario del loto blanco, que abre sus flores al ponerse el sol.Las flores de loto decoraban las mesas de ofrendas a los dioses. Hay registros de que no menos de 3.410 bouquets había ofrecido Rameses III al templo de Amón.En el Antiguo Egipto el aceite de Loto se usó como remedio terapéutico de muchas enfermedades, sobre todo patologías del hígado y en enemas. También se añadía a recetas culinarias. Dioscórides relata que las raíces del loto se comían crudas y que las semillas se usaban como componentes del pan. Prospero Alpini cuenta que los egipcios de su tiempo consideraban el loto como refrescante, usando el aceite de loto disperso en agua templada en la bañera para sumergir a una persona en estado febril.

Desde la teoría ayurvédica, el aceite de loto alivia el dosha pitta, enfriándolo y aumenta el vata.

Desde los Vedas de los chakras, el aceite de Loto correlaciona vibratoriamente con el séptimo chakra, chakra corona o chakra SAHASRARA, sincronizándose en 960 hz.

El elemento del chakra Sahasrara es la consciencia.

El séptimo centro está situado en la parte superior de la cabeza.

Este chakra controla todos los aspectos del cuerpo y de la mente. Cuando está abierta en este chakra “la puerta del Brahman”, se puede abandonar el cuerpo físico y entrar en el reino de lo astral o de lo causal. Por lo general es el último que se despierta. Normalmente se trata simplemente de una depresión del cuerpo etérico que permite la libre entrada de la fuerza divina. Sin embargo, a medida que una persona avanza en su desarrollo espiritual y empieza a recibir la luz divina, el chakra se invierte, convirtiéndose en un canal de irradiación más que de recepción. De él emanan suaves vibraciones de diferentes tonalidades, entre las que predomina el violeta. Las escrituras hindúes describen el Sahasrara como un loto de mil pétalos.

El chakra Sahasrara es el centro energético más cercano al cielo y al cosmos. Funciona como una antena, un receptor de la energía divina que llega a nosotros en la forma de inspiración, guía y protección.

El aceite de Loto nos facilita la preparación para desarrollar nuestra espiritualidad y aceptar nuestra naturaleza divina. Gracias a la apertura de este centro, estamos abiertos a la ilimitada y abundante gracia de la Inteligencia Universal.

El aceite de Loto nos sintoniza con la consciencia del todo y reconocemos que el todo es parte de nosotros.

Podemos usar el aceite de Loto en cualquier práctica espiritual. Las grandes religiones y culturas espirituales reconocen la importancia de este chakra. Es una zona del cuerpo que todos los devotos religiosos mantienen cubierta.

El aceite de Loto resuena con la vibración del chakra Sahasrara. Este centro puede controlar el dolor corporal y abrir la mente a una contemplación profunda de la naturaleza de Dios y los trabajos del cosmos. Las personas que siguen un camino espiritual y que no necesariamente estén afiliadas a una religión oficial pueden abrir el chakra Sahasrara viviendo su vida según sus verdades superiores.

El aceite de Loto nos ayuda a vivir de acuerdo con la conciencia espiritual superior, con lo que no ponemos la energía en la lucha de la vida.

Según la teoría de los arquetipos junguianos, el aceite de Loto se relaciona con el arquetipo funcional del Gurú, que supone el nivel más elevado de responsabilidad y fuerza. Aquí somos uno con el origen, somos totales y completos.

El aceite de Loto con su elevada vibración, ayuda a la persona a superar el arquetipo disfuncional del Egotista, cuya conexión con el universo está cerrada y no tiene consciencia de su espiritualidad. La persona ha alcanzado alto grado de desarrollo de consciencia, sin embargo, rechaza obstinadamente cualquier interés por la espiritualidad. El egotista no reconoce el poder o la presencia de nadie o nada superior a sí mismo.

El aceite de Loto ayuda a la persona a darse cuenta de que cada uno de nosotros es un aspecto de Dios. La persona se sintoniza con su naturaleza divina, desapegándose de la identificación con el ego que le da un falso sentido de sí.

Desde la teoría de la Satisfacción de las Necesidades, el aceite de Loto tiene relación con la satisfacción de las Necesidades estéticas. Las necesidades estéticas están relacionadas con el anhelo del orden y de la belleza, tanto de lo que lo rodea como de sí mismo. Estas necesidades estéticas incluyen: necesidad por el orden, necesidades por la simetría, la necesidad de llenar los espacios en las situaciones mal estructuradas, la necesidad de aliviar la tensión producida por las situaciones inconclusas y la necesidad de estructurar los hechos, necesidad de tener ambientes gratos que rodeen a los hombres, etc.; es decir, la necesidad de encontrar armonía en el universo al que la persona es consciente que pertenece. El aceite de Loto sintoniza a la persona para encontrar un orden armónico, bello y estético en su entorno y en el espacio, que trasciende las barreras de la tercera dimensión, hacia el universo.

AFIRMACIÓN: “SOY UNO CON EL TODO”

MEDITACIÓN: Nos ungimos con aceite de Loto muñecas, nuca, cuello y sienes. Nos sentamos tranquilamente y reflexionamos sobre nuestra naturaleza superior. Respiramos suave y profundamente. No hay nada que hacer para ser uno con la Fuente dentro de nosotros. Reconocemos y aceptamos nuestro Ser. Lo amamos. Es tiempo de dar gracias por todo lo que hemos sido, somos y seremos, como regalo de la Fuente en reconocimiento de nuestro verdadero Ser.

MANTRA: Los Vedas no mencionan ninguna sílaba. Hay autores modernos que hablan de “ALL”

o “TODO”

NOTA MUSICAL: “SI”

 

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here