LOS TRES TIPOS DE KARMA: Personal, Familiar y Social

0
1431
karma
karma

Hay tres tipos de karma: el karma individual, el familiar o ancestral y el karma más amplio o sea el racial.

Es decir, estos los pongo en lo que normalmente se llama estructuras anidadas o encajadas, o sea, mi karma individual encaja perfectamente en el que es familiar, y éste a su vez encaja perfectamente en el que es racial, es decir, que todo está alineado y dentro de lo mismo. No son cosas diferentes.
Por lo tanto, naceré en la raza que me corresponda hacer, según mi karma racial, además caeré en la familia que me corresponda, según mi karma familiar y por último tendré que cumplir con la evolución de mi karma individual, es decir, encajas los tres. Estamos encajados a distintos niveles.

¿Cuál es la explicación de lo que pasó con los millones de judíos?

Una explicación desde el esoterismo, que se encuentra en la mayoría de los libros de ocultismo, particularmente en algunos libros de la antroposofía. La Teosofía, en sus inicios, se refiere particularmente por ejemplo al pueblo judío.

Desde el punto de vista planetario, el planeta tierra es algo así como un gigantesco riñón, acá vienen a filtrarse una increíble cantidad de corrientes de vida.
Si hablamos del karma, desde el punto de vista planetario – cósmico, dentro del sistema solar los otros planetas en su evolución han generado razas que saltaron a niveles más altos que nosotros, incluso se considera que dentro del planeta tierra, razas anteriores a la nuestra tuvieron un nivel de evolución mayor al nuestro.

Se considera que lo que quedó en los otros planetas, es decir la resaca que no supo evolucionar suficientemente, vino a caer y encarnar en el planeta tierra, en lo que es este ciclo de evolución. Eso explica en primer lugar de alguna manera, el por qué conviven la increíble cantidad de razas, animales, vegetales, etc. El porqué de los distintos niveles, porque algunos tan primitivos, porque otros tan desarrollados, y las distintas características dentro de los seres humanos.

La idea es que nuestro planeta hace las veces de filtro, del cual saldrá un nivel más evolucionado y habrá otro que seguirá en forma más lenta su evolución.
Dentro de estas corrientes de vida en particular, algunas son más primitivas que otras, estando dentro de las más avanzadas fundamentalmente la judía. Se considera en el esoterismo que fue una raza en particular, que tuvo grandes oportunidades de evolucionar, y que de alguna forma no las aprovechó, utilizando su mayor sabiduría para otros fines, desperdiciando la oportunidad de saltar a otros niveles.

En lo esotérico se considera que al desperdiciar la oportunidad que se le había presentado, está pagando las consecuencias mediante su karma racial. Es cierto que en general el pueblo judío es un pueblo muy sabio, de una tremenda sabiduría y que dominan muchísimos secretos; surgiendo del mismo tres grandes personalidades que revolucionaron el planeta: Einstein, Jesús y Freíd, los tres eran judíos.

Es decir que allí una sabiduría muy, muy grande, pero el precio a pagar desde el punto de vista racial, es el sufrimiento, por haberse quedado y no evolucionado a otros niveles.
Esta es la explicación que normalmente se da. También es en alguna forma la explicación de porque hay algunos grupos humanos muy primitivos en ciertas zonas del África. Tienen una escritura de conciencia bastante primitiva también. Es decir, los estudios neurológicos que se han hecho, han demostrado que incluso no entienden la ley de la lógica básica, que todo el mundo entiende, o sea, que se expresa en lógica A – A, es decir, que una cosa es igual a sí misma.

En algunos pueblos de África, su capacidad racional es tan primitiva, que no son capaces de entender ni siquiera esta ley básica. Es decir, no tienen ni en escala reducida la capacidad de racionamiento, siendo básicamente primitivos y emocionales.

Se dice que en algunos aspectos el pueblo africano son resabios de la población Atlante, especialmente en ciertas zonas, pero se perdió toda la sabiduría que tenía este pueblo.
La evolución del Ser pasando por mineral, vegetal, animal y ser humano, es algo que solamente se puede experimentar, como por ejemplo el propio relato de Buda, cuando él va subiendo dentro de los niveles de su conciencia, se reconoce a sí mismo en toda la escala y llega a tener una imagen de una tortuga saliendo del mar. Se reconoce en esa tortuga de millones y millones y millones de años atrás. Se reconoce en toda la cadena de la evolución y entonces justamente el tema del Buda es salir más allá de la rueda del karma, lo cual también es explicable desde el punto de vista metafísico.

Acá generalmente, se plantea la pregunta: “si somos todos Dios, no hay reencarnación, etc., por lo tanto yo soy Dios y no me puedo reencarnar, pero no es así, hay que seguir evolucionando y para ello existe la reencarnación.

Podemos decir, nuestra consciencia o nuestro YO SOY de alguna manera siempre es creativo, porque es Dios, entonces, como se dice en renacimiento, ese YO SOY es la gran afirmación o el Gran Si, es la parte en el terreno que somos nosotros que dice, es cierto esto? Entonces: si yo pienso que está bien ser pobre, mi YO SOY dice, bueno si para vos está bien, y genera condiciones a mi alrededor para que sea pobre. “Como lo creíste, lo creaste”. Siempre es como la misma afirmación, Dios diciendo que sí a lo que nosotros decretamos, de acuerdo a nuestro libre albedrío.
Entonces el tema es el siguiente: Si yo no me identifico, no hago el esfuerzo por identificarme con mi YO SOY, es decir, subir y subir un poquitito más arriba, no actúo de acuerdo con ello. Quizás lo entienda racionalmente, fenómeno, Yo Soy Dios, acepto que soy un hijito de Dios, pero lo difícil es actuarlo. Racionalmente se puede acercar, pero hay que llevarlo a la práctica.
Ahora, mientras yo no considero que soy Dios, quedo enganchado en lo que podemos definir así:

Nivel Físico
Nivel Emocional, con sus cuerpos emocionales
Nivel mental, o sea el cuerpo mental.

Bien, la idea es ésta, acá va un poco el concepto de la rueda del Karma del Buda. Mientras yo estoy empantanado acá, mientras me identifico con mi cuerpo físico, con mis emociones y con mis pensamientos exclusivamente, estoy empantanado en la rueda del karma. Mientras yo esté acá, voy a seguir dando vueltas, generándome cuerpos, y cuerpos, y cuerpos ¿para qué? O ¿hasta cuándo? Hasta que entienda que no soy esto. Es como yo digo, bueno yo en mi cuerpo físico, soy mis emociones, soy mis pensamientos, bueno “si vos lo decís” vuelve a aparecer el cuerpo físico, de nuevo, vuelven a aparecer las emociones, vuelve a estar la mente de nuevo.

Hay más, pienso: “No soy inmortal, soy mortal, alguna vez se va a acabar este cuerpo”, entonces el YO SOY que está adentro dice: “Ah, bueno, piensas eso, se acaba el Cuerpo Físico y como quedó enganchado con la idea de que soy cuerpo físico, soy emocional y soy mental, el YO SOY dice: “si pensás eso, acá tenés nuevamente una oportunidad”, la conciencia quedó atrapada nuevamente, y es como que tenemos otra vuelta en este juego para ver si lo ganamos.

Esa es la rueda del Karma para un budista. Estar atrapado en la red del Maya. La red de la ilusión, esa es la ilusión. Los hindúes hablan justamente del Maya, la gran ilusión, los budistas hablan de Mara, que es exactamente lo mismo. El juego de Maya y Lilah. Lilah es el juego de Dios.
Entonces, mientras estamos acá, estamos atrapados en esto, pero no es que no seamos ya el YO SOY, sino que normalmente no hacemos el esfuerzo para serlo y al quedar identificado acá, estamos anclados y condenados una y otra vez a la rueda del Karma. Y cada vez se nos dan nuevas oportunidades hasta que se nos ocurre, empezar a vivir evolucionando.
Empezar a vivir evolucionando se hace a través de desarrollar la conciencia del YO SOY, y uno de los medios más adecuados es por ejemplo la meditación. Dentro de la meditación, lo que tenemos son técnicas que pueden decirse pasivas.

La técnica pasiva es toda aquella que implica que me sienta, me relaje, etc., etc., eso es pasivo, es como que me desenchufo, trato de desconectarme de mi cuerpo físico, de mis emociones, trato de aquietarme toda y conectarme con mi YO SOY.

La técnica activa implica desarrollar la conciencia en todo momento. Conny Méndez dice que no hace falta encerrarse para meditar, podemos estar meditando constantemente a medida que tratamos de desarrollar nuestra conciencia, es aprender a vivir desde el corazón.
Dr. Kort, que es el creador de la técnica de renacimiento, dice; “o estamos del lado de la ley”, el lado de la ley es estar dentro del YO SOY y entender hasta que punto podemos creer esta realidad, “o estamos del otro lado”. Si estamos del otro lado, somos como juguetes del destino, de lo que está a nuestro alrededor, somos como un corchito flotando. Si estamos del lado de la ley, tenemos cierta capacidad de crear a nuestro alrededor, nuestro mundo.

Lo que plantea como tema de lo más interesante el renacimiento es darse cuenta que uno es inmortal, porque ese es uno de los errores en los que caemos habitualmente, es engancharnos con la idea de la muerte.

Es decir, está bien, el cuerpo físico se acabará, pero yo, yo, yo tengo que considerarme inmortal, ya que en el momento en que yo creo que voy a morir, automáticamente significa que me estoy identificando con la muerte. Tengo que aceptar que soy inmortal. Hay una parte nuestra que es inmortal en esencia, y tenemos que aceptar esa idea de que somos inmortales ahora. ¿Qué pasa en otro tiempo?. No sé ni me interesa, pero tengo que aceptar que soy inmortal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here