KARMA YOGA O YOGA DE LA ACCIÓN

0
440
KARMA YOGA O YOGA DE LA ACCIÓN
KARMA YOGA O YOGA DE LA ACCIÓN

A pesar de que en Occidente este tipo de yoga no es muy conocido, este yoga está fuera de la idea preconcebida de asanas y relajación. El karma yoga o yoga de la acción puede ser practicado por cada uno de nosotros de manera desinteresada ya que consiste en eso, en hacer sin esperar nada a cambio, ya que la sola acción ya conlleva una reacción.

El Karma Yoga surge de la “biblia” hindú llamada Bhagavad Gita. Karma se puede interpretar como energía, la cual se deriva de los actos de las personas; es la idea de que toda acción que una persona realiza lleva a una reacción y esta reacción condicionará, de alguna forma, acciones futuras. Las verdaderas intenciones de una persona pueden ser descubiertas a través de su karma.

En las escrituras del Yoga se dice que uno debe practicar Karma Yoga ya que es una herramienta que permite reflexionar sobre la capacidad de análisis y desarrollar un sentido más profundo y libre que puede conducir a la felicidad ilimitada.

Karma Yoga ¿qué es?

– Karma Yoga es básicamente una actitud ante la vida que se caracteriza por el espíritu de servicio, la entrega y el desapego… Swami Digambarananda Saraswati

– Karma Yoga consiste esencialmente en aprender a actuar, a hacer las cosas, prescindiendo de los resultados, renunciando a los frutos de la acción, de modo que yo no quede cogido por el deseo de la posesión o del disfrute de los resultados de cada acción …. Antonio Blay.

– Karma Yoga es el Yoga de la acción. …la acción debe ser consciente, lúcida, meditativa, y quien la ejecuta no debe dejarse alienar por la acción ni perseguir sus resultados… Ramiro Calle

Resumiendo, se trata de vivir la vida tal como se nos presenta. No se trata de hacer algo diferente o “especial”. Se trata de “practicar” nuestra vida: si uno trabaja – trabajar, si tiene familia – vivir en familia, es decir cualquier cosa que nos toque hacer en la vida – es el ámbito del Karma Yoga.

El Karma Yoga, visto a través del prisma del Hatha Yoga (el Yoga “físico”), parece poco yóguico. No tiene ese halo “místico”, circense, rebuscado, esa leyenda fantástica hindú. Y sí tiene esa pinta de algo aburrido, poco interesante, ese día a día mortecino del que uno quiere fugarse al cuento de hadas del Hatha Yoga con sus chakras, kundalini y otros atractivos irresistibles.

Pero no olvidemos que el Hatha Yoga es un yoga menor, menos importante y, curiosamente, menos conocido en la India.

Los beneficios de la práctica del Karma Yoga son innumerables y es una de las vías que más nos conviene para practicar en el Occidente.

Karma Yoga es el medio más eficaz para la liberación, especialmente en aquellos que son activos por naturaleza.

A veces incluso, se le llama el “Yoga del trabajo”, ya que implica algo mucho más profundo que un mero actuar, pues tiene que ver con una actitud desinteresada y las acciones realizadas con consciencia.

No caer en la rueda de la rutina, del trabajo que “quema” y destruye la creatividad de las personas y trabajar dando lo mejor de nosotros mismos, con las manos, la mente y el corazón, por el simple hecho de crear, sin quedar hipotecados por los resultados, es Karma Yoga.

Una de sus enseñanzas nos propone actuar adecuadamente según la situación, pero de una forma espontánea, sin estar siempre pendientes de satisfacer los motivos, miedos o deseos personales.

Poco importa lo que estás haciendo si comprendes que, tanto una cosa como otra, son momentos de VIDA que puedes transformar en tu propia creación.

Karma Yoga es realizar las acciones con el corazón y por el placer de hacerlas, nada más, a diferencia de aquellas que realizamos para que los demás nos aprueben y valoren constantemente.

Así, el Karma Yoga desarrolla la capacidad de concentración, al liberar la persona de emociones adversas y de exigencias egoístas, a las que se añade el afán de reconocimiento.

Se trata de un servicio altruista y desinteresado, preocupado por hacer el bien y sin esperar nada a cambio, sin afán de lucro ni reconocimientos, hacer el bien por el bien, en si mismo.

“El que se establece en el trabajo desinteresado, se libra, en esta vida, del bien y del mal. Conságrate al yoga, porque la pureza en la acción es yoga” Bhagavad Gita II,50

Con el Karma Yoga ó Yoga de la acción, se fortalece la voluntad, entendida como nuestra capacidad de poner en marcha toda nuestra energía e inteligencia para alcanzar el verdadero objetivo que nos pide nuestro ser más profundo, para poder ser creadores en el ciclo de la vida, para llevar a término el proyecto para el que hemos nacido.

Nos volvemos más eficaces, a la vez que desarrollamos un equilibrio de estado de ánimo que “ni se enorgullece de los triunfos, ni se apena por los fracasos”.

“Actúa como si no actuaras.” Lao Tse

Así como el hombre fuerte no tiene necesidad de mostrar su fuerza, el sabio actúa sin demostrarlo.

El Karma Yoga es sabiduría y amor en acción.

“Transformando las cosas, transformamos los corazones” Swami Gushananda

 

Namasté.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here