Inicio Mente Interpretación de las velas al arder

Interpretación de las velas al arder

0
1939

Tanto la forma en que la vela arde, nos está indicando mensaje ocultos, como así también los restos que quedan de las velas de nuestros trabajos, nos indican mensajes.

Entendemos que las velas a usar serían siempre de buena calidad, la no existencia de corrientes de aire donde realizamos la petición o/y ritual y que habremos puesto nuestra energía en la petición realizada.

Mensajes de la vela al arder

Los tamaños de la llama los entendemos como crecidas o decrecidas del fuego, siempre por orden involuntario cuando la mecha de la vela está en óptimas condiciones y no existe agente externo que dificulte el proceso de arder.

Vela que cuesta prender: Espacio espiritual sucio o cargado de mala energía.
Pábilo se parte en dos: Haga su pedido con más claridad y fe.
Punta del pábilo brillante: Suerte en el suceso.
Llora mucho la vela: Hay dificultades para realizar el pedido. Puede que sus emociones estén debilitando su espíritu.

Se apaga la vela: La parte más difícil del pedido será realizada, el resto depende de usted.
Quema perfecta y total: Se aceptó su pedido para que se cumpla.
La mecha es alta: Buenas vibraciones, existen fuerzas que nos ayudan.
La mecha es normal: Proceso lento.

La mecha es corta: Algo va mal, falta energía.
La mecha se divide en dos: El pedido fue hecho en forma dudosa.
La llama es alta: Muy positivo.
La llama es pequeña: Negativo. Ponga más fe y fuerza en su pedido.

La llama es azulada: La mente de la persona a la que trabajamos recibe nuestro mensaje. Su pedido será atendido, pero hay que tener paciencia.
La llama es amarilla: Falta energía, la persona/s trabajada no reciben o rechazan nuestra energía.
La llama es roja: Resultados inmediatos.

La llama es brillante: Su pedido tendrá éxito.
La llama es blanca: Seres superiores acuden en ayuda de la persona.
La llama chisporrotea: Dificultades para realizar su pedido. Podría tener algún tipo de desilusión antes de que tu pedido sea realizado.
La llama sube y baja: Concéntrese, su mente está confusa.

Llama en espiral: No comente su pedido con nadie, alguien puede interferir.
Llama vacilante: Transformaciones necesarias antes de realizar el pedido. Una respuesta un poco distinta de lo que fue solicitado.

Elevación repentina de la llama: Buen augurio. De hecho manifiesta la suerte que tendrá el consultante en aquellos aspectos de su vida en los que no cree demasiado. Un crecimiento o elevación repentina de la llama siempre nos habla de buena suerte, de prosperidad y consecución de proyectos, además de mejoras y honores en el campo de lo laboral. Aplicado al mundo de la pareja, podemos interpretarlo como un retorno a la normalidad si ha habido discusiones y, también, como excelente presagio de momentos de interiorización y mayor disfrute en general.

Elevación repentina seguida de un descenso: Es una posición de advertencia muy seria y que conviene tener muy en cuenta, ya que este tipo de manifestación indica que debemos llevar cuidado con lo conseguido o realizado, pues las cosas de igual manera que nos llegan pueden desaparecer. Por todo ello nos habla de situaciones delicadas, altibajos extremos en el camino o bien, resolución de los problemas que nos preocupan. Aconseja no realizar especulaciones de ningún tipo y mucho menos en el amor. De hecho en este aspecto recomienda no efectuar ningún replanteamiento sobre la realidad o la situación de la pareja, puesto que podrían aparecer inútiles y prolongadas discusiones. Al mismo tiempo esta señal manifiesta problemas de índole familiar, especialmente discusiones con seres bastante allegados dentro de la propia familia.

Aparición excesiva de humo: Estamos ante un claro indicador que nos dice que la vela no está en condiciones de responder, aunque por otro lado, este fenómeno también puede interpretarse como la llegada de momentos de dudas del consultante, es más, nos indica que pasará por momentos y situaciones en los que será muy necesario tomar distancia (apartarnos) de las cosas antes de continuar adelante.

Llama se inclina hacia la derecha, sin oscilar: esto nos indica que pronto recibiremos buenas noticias.

Si se inclina hacia la izquierda: nos está advirtiendo que tenemos que ser menos impulsivos para triunfar en la vida.

Significado de las lágrimas en las velas

Que la vela derrame unas gotas de cera durante la combustión, o unas “gotas de su vida”, más allá de la obviedad que supone que la cera se derrita con el fuego, indica la condensación energética de las cargas ambientales que recibe la vela de su entorno, que son transformadas en gotas susceptibles de ser interpretadas, tanto es así que, en función de cómo sea la lágrima o gota y de por dónde caiga y cómo lo haga, se interpretará de una u otra manera una consulta.

Una sola lágrima que cae por la derecha: Ante una pregunta concreta la señal será de respuesta afirmativa o positiva. Pero al margen, nos habla de la llegada de un buen momento para la solución de los planteamientos y dudas existentes.

Una sola lágrima que cae por la izquierda: Ante preguntas concretas nos habla de respuestas negativas, de “no”. Por otro lado en el amor se refiere a dudas e incertidumbres y a la tardanza de la puesta en marcha de las resoluciones, ya sean éstas afectivas como laborales.

Caída con cambio de dirección: Supongamos el caso de una lágrima que cae por la izquierda y en su trayecto se desvía hacia la derecha o al revés. Como es lógico no podemos tener en cuenta este fenómeno de cara a una respuesta concreta puesto que no existe. En cualquiera de los dos casos debemos entender este hecho como un difícil planteamiento de las situaciones. Hablaría de duda, tardanza e incertidumbre, manifestando también la falta de apoyos que puede tener el consultante a la hora de emprender nuevas acciones en el campo laboral.

Varias lágrimas cayendo forman una más grande: En este caso tendremos en cuenta la producción de lágrimas que se aglomeran y no el lugar por dónde lo hacen; independientemente de la zona por donde caigan las gotas de cera se nos anuncia una acumulación de situaciones, amontonamiento, un cierto grado de estrés, pero también aparición de hechos que será muy necesario solucionar cuanto antes. A este respecto, podemos entender que el consultante contará con ayudas para su resolución si la caída es por la derecha y en soledad para resolverlas si es por la izquierda.

Una gran lágrima se parte o secciona en otras más pequeñas: En este caso, como en el anterior, no debemos tener en cuenta si esa partición sucede por la derecha o por la izquierda, puesto que ello es de poca importancia, ya que lo trascendente es que marca distensión, tranquilidad, sosiego, aquietamiento y pausas.

Lágrimas detenidas en el centro de la vela provocando la acumulación de otras: Estamos ante una respuesta muy rápida y concreta que nos dice que el consultante llegará al fin de los problemas ya que obtendrá soluciones rápidas a todos los temas pendientes.

Lágrimas que en su caída hasta la base de la vela realizan varias pausas breves: Se hace enormemente curiosa la relación entre la evolución de la cera cayendo por la vela y los acontecimientos que van a suceder. Un dicho afirma que “según sea de lenta la gota de cera, así de rápido se resolverán tus problemas”. Realmente esta posición nos compara al consultante con la gota y manifiesta sus indecisiones, su falta de responsabilidad y nos dice que pasa por un momento de incapacidad para solucionar los problemas, que puede llegar a inculpar a terceras personas a causa de su incompetencia.

Caída muy rápida de una lágrima hacia la base: Manifiesta la pronta llegada de personas o hechos que provocarán la gestión de noticias agradables no esperadas, produciendo ello situaciones placenteras y de gran interés.

Caída de la cera con mancha oscura: Cuando la lágrima se enturbia, la vida y los hechos también se enturbian, por ello debemos llevar mucho cuidado, ya que si las gotas aparecen sucias, mostrando un color poco relacionado con el de la vela, este augurio deberemos interpretarlo como que pueden haber traiciones o tramas ocultas en la situación por la que se está atravesando. Si el aspecto turbio desaparece, la mala situación también.
Principalmente, lo que hay que tener en cuenta es que cuando caen por delante y por la derecha siempre son positivas, por el contrario, cuando caen por detrás y por la izquierda su respuesta será siempre negativa, con trabas demoras y obstáculos sabiendo esto, es muy sencillo preguntar a las velas, y saber en qué momento podemos emprender cualquier proyecto que tengamos en mente.

Restos de la vela sin forma definida.

Forma cuadrada: Indica que el camino será largo pero aún así se solucionarán con ayuda de terceros. El trabajo será exitoso.
Forma redondeada: Trabas, problemas, vuelta a empezar sin apoyos, ni protección, no es buen momento para emprender nada.
Forma semicírculo: En la salud flojedad y falta de energía. Aconseja que estabilices tu ideas y que reorganices tu mente.

Si la vela se rompe por la mitad o se desprende un gran trozo, es buena señal si se está rompiendo un trabajo o se está haciendo una petición de alejar un mal, pues anuncia que ese objetivo está conseguido, claro que si la petición es la contraria, es decir para atraer, indica que hay algún problema que hay que solucionar antes de seguir adelante con la petición. Con la práctica y tu intuición te permitirá interpretar cada vez con mayor facilidad el mensaje oculto de los restos de velas.

Por último recuerda que a mayor cantidad de resto de vela, más inconvenientes se presentarán en la concreción de los deseos. Menor cantidad de restos o nada indica muy buen camino al éxito.

Es posible que las velas ardan sin expresar nada, no cae cera y se consumen de forma entera, el significado es que aquello que estamos pidiendo ya esté resuelto o en vías de resolverse sin necesidad de ritual o novena.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site is protected by wp-copyrightpro.com