El Harpagofito: el antiinflamatorio natural Super Potente.

El harpagofito o Garra del diablo es uno de los antiinflamatorios naturales más potentes, siendo esa la clave de su gran éxito en la sanación natural.

El Harpagofito (Harpagophytum precumbens) es una planta vivaz originaria del sur de África, de las regiones colindantes con el desierto del Kalahari en la actual Gambia.

 

El harpagofito o garra del Diablo se suele encontrar tanto en herbolarios como en farmacias en forma de extracto, comprimidos, cápsulas, cremas, pomadas y, por supuesto, en forma de raíz troceada.

Su fruto que yace a ras de tierra es leñoso, de 10 a 20 cm. de longitud y viene provisto de unos salientes con forma de ganchos o garras. De ahí viene que también sea conocido como Garra del Diablo.
La raíz primaria es tuberosa y muy larga y de ella salen unas raíces secundarias parecidas a los cacahuates con un sabor fuertemente amargo que da el efecto terapéutico.
La parte utilizada son las raíces secundarias tuberosas y troceadas.

 

Propiedades del Harpagofito

    • Acción antiinflamatoria, analgésica y antirreumática: el Harpagofito o Garra del diablo suele funcionar muy bien en caso de dolores reumáticos, artrósicos y artríticos. Su éxito es que, en general, siempre sienta bien y es de gran eficacia. Se le usa para el procesado sintomático de la osteoartritis crónica, tendinitis, lumbalgias y ciáticas.
    • Calmante de los dolores típicos de la gota.
    • activante del apetito: por su contenido en compuestos amargos.
    • Acción colorética: aumenta la producción de bilis con lo que recomendablea nuestra digestión y, a la vez, ayuda a que vayamos recomendable al baño. Tendría, pues, un ligero efecto laxante.
    • Efecto depurativo y disminuye el colesterol.
    • Calma los espasmos intestinales.
    • Aplicaciones a nivel externo
    • Curación de úlceras y perjudicadas. Se puede aplicar en forma de compresas empapadas de infusión o extracto de harpagofito.
    • Cicatrizante, aplicar varias veces al día.

Precauciones
Su tolerancia es, en la mayoría de los casos, muy buena. Sólo se recomienda evitarla en caso de úlceras de estómago. Sólo en casos muy puntuales ha aparecido algún síntoma de nauseas, diarreas o molestias gástricas…y, normalmente, en personas con una previa tendencia a esos problemas.