ENTREVISTA A ANGELA SANZ SOBRE LA INFERTILIDAD

Desde hace más de 25 años, Ángela Sanz investiga con la Ayurveda, sanación tradicional India, que literalmente significa la ciencia de la vida. Los conocimientos de esta catalana – «del mundo, pues he investigado la sanación por Europa, África, India y Canadá» – naturópata y profesora de yoga formada en Kerala, le han llevado a crear y dirigir la primera escuela Ayurveda en España – la Escuela Internacional de la Cultura Ayurveda, en Barcelona -, así como presidir la Asociación de la Cultura y Sanación Ayurveda en nuestro país, desde donde se apoya y divulga este sistema médico. Ha traducido varios libros del sánscrito al castellano. Ángela tiene su consulta privada en el Figaró, donde reside cuando no lo hace en Inglaterra, donde ha fijado su actual segunda residencia.

¿Qué es la Ayurveda?

Es el sistema de curación natural de la India. La ciencia de la vida y la longevidad: el sistema de cuidados de la bienestar más antiguo, completo y holístico que se conoce, que trata el cuerpo como un todo integral, compuesto de mente , cuerpo y alma.

¿En qué se diferencia de otros tipos de sanación?

En realidad, la ayurveda es el principio o la base de otros sistemas de curación como la homeopatía, la nutrición, la acupuntura, la reflexología y la aromaterapia, pues todas ellas tienen sus raíces en esta ciencia milenaria. Lo más determinante es que la ayurveda contempla a cada individuo como una única entidad. Nos da la visión para comprender la constitución de una persona – vata, pitta y khapa – y corregir los posibles desequilibrios en ella. A mi siempre me ha interesado la parte emocional y espiritual de las personas, pues muchas veces determinan las dolenciaes físicas.

¿Cúal es la principal dolencia de sus pacientes?

El estrés. Esta dolencia aparentemente poco enfadada que destruye de forma terrible a las personas. Veo pacientes de alrededor de los 35 años que envejecen de una forma rápida y violenta por culpa de esta dolencia, monstruo que destruye otras partes del organismo, como los órganos reproductores.

¿Cómo afecta el estrés en la infertilidad?

El estrés tiene que ver con el envejecimiento prematuro. Los jóvenes de hoy tienen unos valores basados en ideales que muchas veces son inalcanzables con el mero hecho de trabajar. Quieren tener una casa en la ciudad, la de veraneo, unas vacaciones de ensueño…; y cuando consiguen llevar el estilo de vida que se han propuesto, entonces quieren tener un hijo. Pero como la naturaleza es sabia: ¡el bebé no llega! El exceso de estrés, generado por esas exigencias, suele repercutir en un esperma de baja calidad en el hombre.

Y en la mujer, ¿cuáles son las principales cuasas de infertilidad?

Miedo al parto, secuelas de embarazos interrumpidos, además de los problemas relacionados con los propios órganos reproductores. El miedo a irse en el momento de dar a luz, a que surjan complicaciones, e incluso a perder la figura, provoca un bloqueo que impide el embarazo natural en la mujer (es curioso que este aspecto aparece especialmente en las sociedades super protegidas, a diferencia de los países subdesarrollados en los que no disponen de tantos avances médicos y técnicos). La ayurveda trabaja toda la parte mental y emocional de la paciente, para desbloquear esas angustias no confesadas.

¿Hay otros motivos por los que una pareja no pueda tener un hijo?

También puede deberse a una geopatología. En ocasiones, la pareja duerme en una cama ubicada en una zona geopatológica, donde las venas de agua subterráneas o líneas geomagnéticas (red Hartman) pasan por sus órganos genitales. Esa exubicación continua también puede bloquear un embarazo. Tengo pacientes que se han quedado embarazadas después de recomendarles un viaje, o corregir el lugar donde se ubica la cama. También, una mujer que después de pasar por nueve fecundaciones in vitro sin dar resultados, consiguió quedarse embarazada tras un procesado psicológico, de forma natural. En este sentido, la adopción es un caso muy típico. Al volcar todas las emociones, cariño, anhelo en el nuevo ser, la mujer se relaja mentalmente.

¿En qué consisten los procesados ayurvédicos?

A diferencia de la sanación convencional o alopática, que consiguen efectos diferentes a los síntomas que tienen que prevenir, nosotros tratamos el estado general de la persona. No se trata de dar una pastilla para conseguir una erección; la química va directamente al órgano pero la solución es sólo temporal y eso no hace sentir mejor ni más felices a nuestros pacientes. Nosotros entendemos que el contacto fisico está relacionado con la mente y si conseguimos un rejuvenecimiento total de la persona – rasayana -, ésta sí que se sentirá mejor, más sana y dichosa, y ese bienestar repercutirá directamente en sus órganos amorosaes, así como en su apetencia amorosa.

También utilizamos plantas determinadas para cada dolencia, – la ayurveda tiene la mayor variedad de preparaciones herbarias y farmacéuticas del mundo -, pero nunca química, ni productos enfadados que van en detrimento de la bienestar. La alimentación y los masajes con aceites completan nuestros procesados.

¿Es el rejuvenecimiento la clave de la bienestar y la felicidad?

Evidentemente, si consigo rejuvenecer de manera satisfactoria, me sentiré mejor: tendré ganas de relacionarme, jugar al golf, ir en bicicleta, escuchar a una amigo … Si consigo sentirme bien mental y espiritualmente, estos efectos repercutirán en un mejor estado de bienestar físico y no pondré en peligro mi vida, mi corazón, ni mis riñones.

¿Está en contra de la sanación convencional?

Al contrario. Por suerte, la sanación ha evolucionado de tal manera que nos permite solucionar problemas que antes eran impensables. Pero un médico, sea de la rama que sea, debe estar abierto a otros sistemas, pensar que no sólo la sanación que él practica es la buena. Y como paciente, uno debe ponerlas en una balanza y escoger la que más le guste, el tipo de calidad de curación que le ofrece cada una

Fuente: La Vanguardia.