Energía abundante y larga vida

Tu herencia natural es la energía abundante, no la dolencia corporal. Eres hijo de ese Purusha que es Anaamaya o sin dolencias, el Eterno Brahman, el Absoluto. Reclama ahora tu derecho de nacimiento, en este mismo segundo, y vuélvete bienestarable, fuerte, robusto y vigoroso, con abundante fuerza y energía, con un alto estándar de vitalidad y con una expectativa de vida de cien años.

La dolencia y la corta vida se deben a la ignorancia y a la falta de conocimiento de las leyes naturales. Violas las leyes de la bienestar mediante tu egoísmo, tu pasión y tu naturaleza de confiar demasiado en ti mismo. Te comportas como un niño travieso pero, a pesar de ello, la Madre Naturaleza que es misericordiosa y buena, que es siempre generosa, te levanta pacientemente con toda tu mala conducta y todos tus errores, y te ayuda de muchas formas, otorgándote Sus mejores bendiciones.

Obtén un conocimiento minucioso de las leyes de la bienestar perfecta y vive de acuerdo a ellas. Vivirás cien años.

La ciencia y la prolongación de la vida

Muchos investigadores brillantes dedicados al misterio de la vida y de la mas allá están aún confundidos acerca de la causa de la declinación y el decaimiento del cuerpo. La vida se mantiene por la reproducción de las células humanas. Una célula es una masa de protoplasma que contiene núcleos.

El cuerpo del hombre está conformado por diferentes grupos y especies de células que realizan diferentes funciones. Estas células se destruyen y se renuevan constantemente.

Llega un momento en que las células pierden el poder de regenerarse. Entonces el hombre comienza a envejecer. En una época se decía que todas las partes del cuerpo se renovaban completamente cada siete años, pero ahora se dice que el período es sólo de un año y medio.

Hay distintas clases de tejidos, el muscular, el nervioso, etc. Hay diferentes clases de sistemas tales como el sistema digestivo o alimentario que se compone de la boca, la faringe, el esófago, el estómago, los intestinos grueso y delgado; el sistema circulatorio que se compone del corazón, las arterias y las venas; el sistema linfático que se compone de las glándulas mamarias y los vaso linfáticos; el sistema muscular; el sistema tegumentario que se compone de la piel o epidermis, la cutícula o dermis, las glándulas sudoríparas que segregan sudor y las glándulas sebáceas que segregan sebo o grasa.

El sistema urinario que se compone de los riñones, la vesícula y las uretras; el sistema reproductor que se compone del órgano reproductor en los hombres y el órgano y los ovarios en las mujeres, y el sistema endocrino que se compone de la tiroides y paratiroides en el cuello, las glándulas pineal y pituitaria en el cerebro y las adrenales. El metabolismo es la suma total de los cambios anabólicos (constructivos) y catabólicos (destructivos) que tienen lugar en los tejidos del cuerpo.

Un científico cree que el secreto de la mas allá está en el sistema sanguíneo. Él trata la sangre con una preparación química. Otro científico cree que el asiento de la vida es la glándula tiroides. Entonces, reemplaza una tiroides gastada con una nueva glándula masculina de chimpancé. Otro científico sostiene que la senilidad se debe a la disipación que afecta a algunas glándulas mayores del cuerpo humano.

Muchas personas con debilidad y decrepitud prematura se convierten en hombres y mujeres bienestarables mediante la administración de extractos de estas glándulas por vía inyectable u oral. Estos milagros modernos tienen lugar todos los días.

Pero ellos sólo restablecen la bienestar en la gente doliente; no prolongan la vida más allá del lapso normal ni solucionan el enigma de la juventud eterna. Tampoco posibilitarán que un hombre de ochenta llegue a los cien años. Ese hombre se va por el misterioso proceso de degeneración de las células que se flama “vejez”.

El rejuvenecimiento cuando el paciente ya está envejecido y la máquina humana, la más mágica de todas las máquinas, está gastada, tiene sólo un efecto temporal, como la botella de tónico que activa al hombre cansado. La recaída le sigue inmediatamente.

Los ojos, brillantes por corto tiempo, se vuelven apagados otra vez. El cerebro trabaja vigorosamente sólo por un corto período. Después se impone la debilidad. Todo el organismo recae en un estado de mayor decrepitud que antes; ha sido flamado a trabajar más allá de su fuerza y capacidad mediante la activación forzosa de las glándulas tratadas artificialmente.

Si los científicos pudieran descubrir el secreto para persuadir a las células que componen el cuerpo humano de que se renueven aún en la vejez como lo hacen en la juventud, prácticamente no habría límites para la vida humana.

Belleza, gracia, fuerza y dureza adamantina indican que posees un cuerpo perfecto. Debido a que la comida es sólo una masa de energía, el cuerpo puede ser mantenido con cualquier otro recurso, como el sol, el Prana Cósmico, la voluntad, etc.

Las Kriyas de Hatha Yoga y la meditación renuevan totalmente el sistema y le dan a las células fuerza, vitalidad y vigor renovados. Los yoguis saben cómo absorber la energía y utilizarla en forma medida según la naturaleza de la preservación del cuerpo. Ellos poseen el poder de soportar el frío y el calor extremos, el poder de vivir sin comida y bebida, extrayendo energía de su voluntad pura, poderosa e irresistible. Vayubhakshanam es otra forma de mantener el cuerpo tomando aire. El cuerpo se vuelve indestructible.

Nada puede lastimarlo. No hay más dolencia, mas allá del dolor para este Yogui