El dolor se va a acabar

19
3203
el dolor se va a acabar
el dolor se va a acabar

¿Tienes dolor en el cuello, la espalda o los hombros? ¿Sufres de una lesión por un esfuerzo repetitivo, fibromialgia, migrañas u osteoartritis? Según estudios recientes uno de cada 4 habitantes en España sufre un dolor crónico. De éstos, el 78 por ciento están tan insatisfechos con sus medicamentos convencionales para el control del dolor, que están dispuestos a probar nuevos tratamientos, y el 43 por ciento gastaría más dinero en un tratamiento diferente si supiera que iba a funcionar. Más de la mitad del informe dice que el dolor afecta a su estado de ánimo general y perturba su sueño, y el 80 por ciento cree que su dolor es algo que sólo tienen que vivir ellos mismos.

El Ayurveda tiene un punto de vista diferente con respecto a todo esto.

El Ayurveda acoge y acepta el dolor, incluso al tratar de aliviarlo. Para la Naturaleza, el dolor se manifiesta como un mensaje que contiene múltiples capas internas. Es una llamada de atención para detenernos en seco y observar que está pasando en nuestra propia vida.

Si tiendes a ignorar los mensajes de tu cuerpo hasta que el dolor te abruma, debes cambiar a un pensamiento más ayurvédico y tratar de atrapar el problema cuanto antes.

Ciertos hábitos como la constante retención de la respiración (de una manera no consciente, no confundir con ejercicios específicos de pranayama), tensar a menudo los músculos, la supresión de tus emociones, comer alimentos procesados y/o refinados, la ingesta de demasiada cafeína o la no ingesta de suficiente agua, todo esto hace que seamos más susceptibles al dolor ya que provocan un agravamiento de vata, el dosha que siempre está involucrado cuando hay dolor. Si puedes puede dar un paso atrás y observar cuáles de tus actividades y hábitos contribuyen al problema, puedes comenzar a deshacerte del dolor de una forma natural.

Puesto que cada uno es diferente, lo mejor es encontrar un médico ayurvédico que pueda adaptar un programa a sus necesidades individuales. Mientras tanto, aquí hay algunos remedios que cualquier persona con dolor crónico puede probar:

  1. Relajación sistemática

La próxima vez que sientas la necesidad de acudir a una pastilla para intentar aliviar tus síntomas, intenta pasar al menos 10 minutos haciendo una relajación sistemática en shavasana (posición del cadáver en yoga) en su lugar. Esta práctica puede reducir los espasmos musculares, aliviar la tensión y calmar la mente de forma natural.

  1. Masaje

En la tradición ayurvédica, el masaje de aceite regular o Snehana, es venerado como una forma muy eficaz de terapia para todo tipo de dolencias. El masaje ayuda a reducir el dolor, ya que amansa vata, alivia la rigidez articular y muscular, aumenta la circulación, moviliza las toxinas y relaja el cuerpo. Intenta encontrar un terapeuta calificado para trabajar con él, al menos una vez al mes (una vez a la semana sería aún mejor). Si el dinero es un inconveniente, simplemente date un masaje a ti mismo cada día, aprovecha el momento al salir de la ducha en el que los poros están totalmente abiertos y los músculos bien receptivos.

  1. Dieta

La comida es también un poderoso sanador. Sigue una dieta pacificadora del vata, con alimentos ligeramente especiados, alimentos nutritivos calientes durante al menos un mes y observa si existe alguna una diferencia en tu cuerpo. Los sabores dulces, salados y agrios son todos pacificadores de vata, simplemente asegúrate de encontrar alimentos naturales y saludables donde obtener la parte dulce (como ciruelas, peras, o dátiles) y sobretodo no te excedas. Comer en exceso agrava vata.

  1. Practicar un yoga restaurador

El dolor nos puede desmotivar a la hora de estirar y movernos de la forma en que normalmente lo hacemos, pero la restricción de su movimiento sólo agrava el problema. Las toxinas se acumulan en donde hay estancamiento y congestión en el cuerpo, y esto causa dolor. Realizar asanas suaves alivia el estancamiento mediante la movilización de la sangre, la linfa y el líquido sinovial. Hasta 15 minutos de estiramientos cada mañana o por la noche te proporcionará un mundo de diferencia.

  1. Aromaterapia

Los estudios demuestran que los aceites esenciales de romero y tomillo aumentan el flujo sanguíneo a los músculos y crean calor corporal, mientras que la hierbabuena y el mirto tienen efectos calmantes temporales. Puedes espolvorear unas gotas en un difusor de aromaterapia, o en un baño caliente, o incluso usarlo en un masaje (Ojo que los aceites esenciales nunca pueden ser aplicados directamente sobre la piel).

  1. Hierbas

La cúrcuma y el jengibre ayudan a reducir el dolor inflamatorio, mientras que la valeriana, kava kava, manzanilla, solideo, pasiflora, lúpulo y jatamansi (la “valeriana india”) ayudan a combatir el dolor relacionado con la tensión. Y puesto que el dolor crónico es a menudo una combinación de inflamación y tensión, estas hierbas se venden a menudo ya en fórmulas ya mezcladas.

Namasté.

Aconsejamos que consultes siempre a tu medico y que realices controles médicos si tu salud lo necesita. Nosotros solo te damos un punto de referencia informativa.

19 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here