El buda de la sanación

EL BUDA DE LA SANACIÓN

Es también conocido como “El Buda de color lapislázuli” por su hermoso y profundo color azul.

El Budismo Tibetano aplica la ciencia médica de manera holística uniendo cuerpo, palabra y mente, así se crea un profundo sentido de armonía, de bienestar y de bienestar en el individuo.

La práctica de la meditación ofrece esta gran posibilidad de sanación. La práctica sanadora del Buda de la Sanación nos permite trabajar en profundidad en nuestro interior, permitiéndonos armonizar nuestras energías vitales y por último nos proporciona un equilibrio interior y una bienestar exterior.

En realidad, la devoción hacia el buda de la sanación está más orientada a su poder como dispensador de la sanación espiritual dentro de la filosofía budista, ayudando a los otros procesados para recobrar la bienestar. Esta noción está muy relacionada con los principios que rigen en el Ayurveda, que contempla la curación como un proceso que cubre los campos físico, psicológico y espiritual del paciente.

El Cuerpo de la Verdad de Buda o Dharmakaya se manifiesta bajo la forma del Buda de la Sanación. Su cuerpo es de color azul, tiene un rostro y dos brazos, y con sus manos sostiene un cuenco adornado con joyas y una planta sanaciónl. Si en estos tiempos impuros los seres terrestres confían con sinceridad en el Buda de la Sanación, podrán curarse de graves dolenciaes físicas y mentales, y lograr la liberación del dolor interno de los tres venenos mentales: el apego, el odio y la ignorancia.

También podrán protegerse de otros muchos peligros y obstáculos. Desde tiempo inmemoriables hemos experimentado el dolor de los tres venenos mentales y todos los sufrimientos que derivan de ellos. Ahora, si confiamos en este Buda Médico, podremos liberarnos de tales males para siempre. Además, si practicamos el Sadhana del Buda de la Sanación con sinceridad, recibiremos un poder especial físico, verbal y mental, que podremos utilizar para ayudar a otros seres por medio de acciones curativas.

Por ejemplo, una persona con exceso de apego puede ser más propenso a problemas relacionados con la circulación, el sistema nervioso y la mente. Una persona con odio puede tener dolenciaes relacionadas con la sangre y el hígado. La ignorancia puede manifestarse en problemas gástricos como la mala digestión.

Aunque la sanación tibetana cree que la dolencia puede deberse a causas espirituales, también reconoce que la dieta y factores ambientales tienen un papel que desempeñar. Durante miles de años, los médicos tibetanos han utilizado el ensayo y error para obtener una perspectiva de la bienestar y la curación, haciendo de la sanación tibetana uno de los sistemas médicos más completos que se practican en el mundo de hoy.

Con las bendiciones de la iniciación del Buda de la sanación podemos:

  • liberarnos de los tres venenos de nuestra mente: el apego, el odio y la ignorancia,
  • desarrollar un poder especial físico, verbal y mental,
  • la capacidad de sanarnos a nosotros mismos y a los demás.

 

MANTRA DEL BUDA DE LA SANACIÓN

Hay muchas maneras de empezar la meditación, la importancia de ésta, reside en la conexión y la autenticidad de nuestro corazón al hacer la práctica. Se puede empezar con algunos pranayamas. Después visualizar una luz que entra por la coronilla y llena el cuerpo. Imagina después la imagen del Buda lapislázuli. Rereunión el mantra. Siente como el agua del cuenco del Buda se derrama dentro de tí, sanando cada parte del cuerpo, como un manantial que alegremente limpia, reconforta, alivia y calma.

El mantra gira alrededor del corazón (hacia la izquierda). El Buda de la Sanación está en frente, generoso, bañando toda dolencia de nuestro cuerpo. Y luego el Buda entra en nosotros y somos uno mismo, y el mantra no se detiene. Se puede optar por compartir esa curación con algún ser que lo quiere o terminar la sanación de uno mismo. Finalmente se agradece al Buda y se regresa a la realidad.

Utilizando el mismo procedimiento, pero focalizando en el agua, puedes obtener agua curativa.

También se puede utilizar para aumentar el poder de los remedios. Para ello, se rereunión el mantra haciendo la visualización sobre los remedios e imaginando que se llenan de la energía luminosa del Buda de la Sanación.

El mantra dice así:

TAYATA OM BEKANZE

BEKANZE MAHA BEKANZE

RANTZA SAMUNGATE SOHA

Si se rereunión el mantra del Buda de la Sanación cada día, se purificará el karma negativo, lo que ayudará a no renacer nunca más en los reinos inferiores. Y esto es extensible, incluso a los animales que escuchen su mantra.

Namasté.