CURA DEL HÍGADO Y VESÍCULA CON BROCCOLI

Ayuda al hígado y vesícula con el broccoli

LIMPIEZA DE TU HÍGADO Y VESÍCULA CON BROCCOLI. El hígado es uno de los órganos que más trabajo realiza en el organismo ya que está involucrado en más de 400 procesos diarios en el cuerpo.

A través del hígado el cuerpo elimina las toxinas y filtra la sangre desintoxicando y limpiando el cuerpo, y por tanto es primordial que realice su trabajo eficazmente para que el sistema no se desequilibre y pueda afectar a la bienestar.

Además de cumplir una función desintoxicante del organismo, el hígado también mantiene el equilibrio hormonal, metaboliza la grasa para obtener energía, regula el azúcar en la sangre para obtener energía y es responsable de la producción de bilis entre otras funciones importantes.

Sin embargo, la toma de remedios, el consumo de etanol, los alimentos grasos, el hebra y la gran cantidad de toxinas a las que estamos expuestos a diario pueden hacer que este órgano no pueda realizar todas sus funciones eficazmente, se obstruyan las vías de desintoxicación y como consecuencia cause estragos en el organismo como puede ser problemas hormonales, fluctuaciones del azúcar en la sangre, ansiedad, distensión abdominal o fatiga crónica así como puede afectar a la bienestar de la piel, el pelo y las uñas debido a un exceso de toxinas.

Mantener el hígado sano por tanto es de gran importancia para mantener una buena bienestar, y la inclusión en la dieta de ciertos alimentos como el brócoli, así como otras verduras de la familia de la col como la col rizada, coliflor o coles de Bruselas, ayudan a desintoxicar el hígado en caso de una sobrecarga.

Los brotes de brócoli, así como otras verduras crucíferas contienen sulfurafano, un fitoquímico que puede actuar sobre las células y tiene la capacidad de activar numerosos mecanismos de defensa en las células y neutralizar los radicales libres.

El sulforafano permite al cuerpo reprogramar el ADN para que actúe de forma óptima defendiéndose de los daños y las dolenciaes, aumentando la producción de enzimas en el cuerpo para protegerse.

Entre las verduras crucíferas que contienen este nutriente protector para las células destacan los brotes de brócoli, una de las fuentes más ricas de este fitoquímico y que no debe faltar en la dieta para mantener el hígado bienestarable así como se puede encontrar en el repollo o las coles de Bruselas como se ha indicado.

El sulforafano también está disponible en forma de polvo como suplemento, que una vez se mezcla en agua se activa la enzima mirosinasa que proporciona sus propiedades terapéuticas.