¡Cuidado ortiga!

Si eres un habitual de los paseos por el campo seguro que has oído más de una vez eso de ¡Cuidado ortiga! Desgraciadamente, seguramente algunas veces lo habrás oído demasiado tatempera. ¡Y las ortigas pican! Vale, son buenísimas para muchas cosas, pero pican.

La ortiga es una planta que se encuentra prácticamente alrededor de todo el mundo. La planta está considerada una herbácea perenne, lo que significa que tiene propiedades herbales y crece año tras año en las mismas áreas. Las hojas y los tallos de las plantas estás cubiertos con estructuras frágiles, huecas y similares a pelos. Los pelos de la ortiga actúan como una aguja hipodérmica cuando tu piel roza contra ella. Los químicos fluyen a través de los tubos huecos y causan una sensación de ardor desagradable y una erupción. El sarpullido y la erupción de la planta son dolorosos, pero se pueden tratar.

Lee el siguiente artículo para saber cómo hacerlo.

En primer lugar, evita tocar el área.

Si es posible, no toques ni frotes el área afectada por 10 minutos. Vierte agua fresca sobre el área sin tocarla. Aun así el dolor puede ser intenso durante los primeros minutos. Al evitar cualquier contacto o frotación puedes impedir que el dolor persista por días.

Los irritantes químicos de la planta pueden secarse en la superficie de la piel, entonces pueden eliminarse con agua y jabón. Al evitar la frotación o el contacto, en primer lugar, los químicos no alcanzan una mayor profundidad en la piel (que, de lo contrario, podría causar que la reacción dolorosa se prolongue, incluso hasta por días).

Los químicos liberados por la planta incluyen la acetilcolina, la histamina, la serotonina, el moroidin, los leucotrienos y posiblemente el ácido fórmico.

Usa agua y jabón. El agua y el jabón limpian las partes afectadas de la piel y eliminan los químicos que la planta libera y que producen el dolor, la hinchazón, el enrojecimiento y el escozor. En muchos casos, luego de lavar el área, el dolor se irá por completo o disminuirá bastante.

Usa un paño limpio. Si no tienes al alcance agua o jabón, usa un paño limpio para eliminar suavemente la suciedad y los residuos de la planta del área hasta que pueda limpiarse con cuidado.

Coloca cinta adhesiva. Coloca suavemente una cinta adhesiva fuerte al área involucrada, luego quita la cinta. Esto puede ayudar a eliminar cualquier fibra restante que pueda estar alojada en la piel.

Prueba la cera de depilación. Si la cinta adhesiva no elimina todo el material inanhelado de la planta, puedes tratar de usar una cera de depilación.

Aplica una capa de cera, déjala secar por aproximadamente 5 minutos, luego retira suavemente la cera (lo que debe quitar también los residuos de la planta).

Cómo aliviar la urticaria:

Usa las hojas de otras plantas. Aplicar los jugos que contienen las hojas de la romaza o de la celidonia puede ayudar. Estas plantas crecen a menudo en las mismas áreas que la ortiga. Localiza cualquiera de ellas y tritura algunas de sus hojas para liberar sus jugos. Aplica las hojas trituradas al área afectada.

La ciencia que justifica el uso de las plantas para tratar esta condición es muy limitada. Sin embargo, esta ha sido una práctica común en el procesado del sarpullido de la ortiga por siglos.

La romaza crece comúnmente en las mismas áreas generales que la planta de la ortiga. La planta puede crecer entre 50 y 127 centímetros (20 y 50 pulgadas) y las hojas pueden llegar a tener aproximadamente 40 centímetros (16 pulgadas). Las hojas son muy grandes, ovaladas, tienen puntas redondas y tienen un aspecto ondulado en los bordes. Las hojas más bajas tienen un color rojizo en sus tallos.

La celidonia es la misma planta que la balsamina. Estas plantas también crecen naturalmente en las mismas áreas en las que puedes encontrar la ortiga. Se dice que el contenido químico encontrado en el jugo de las hojas y de los tallos de la celidonia es efectivo para contrarrestar el sarpullido de la ortiga.

Menta. Frota una hoja de menta (o aplica un poco de infusión bien fría) en la zona afectada. Posiblemente puedas encontrarla cerca de la zona del accidente.

Infusión de ortigas. Sí, esa planta que te causó este problema puede ser la solución, aplica un poco de infusión de ortiga bien fría para reducir las molestias.

Hielo. Como en cualquier inflamación o picadura, el hielo puede ser un buen truco para no sentir más esa sensación de ardor y escozor.

Vinagre y aloe. Impregna un paño en vinagre y aplica durante 30 segundos directamente sobre la zona afectada. No lo muevas, deja reposar durante ese tiempo. Luego pasa otro paño o una zona del mismo seca en una sola dirección para quitar las pelitos. Finalmente coloca un poco de gel de aloe para terminar este truco.

Cinta de enmascarar y bicarbonato. Actúa rápidamente y coloca cinta de enmascarar para quitar los pelitos y evitar que sigan irritando la piel. Luego mezcla un poco de bicarbonato de sodio y agua, aplica sobre la zona y deja actuar durante unos minutos, depende como sientas tu piel, puede ser entre 15 minutos y media hora. Lava con agua y jabón y aplica gel de aloe.

Barro. Este remedio puede ser uno de los más efectivos, ya que el barro está en todas partes y sobretodo en zonas donde están las ortigas, que sueles estar alejado y podrías no conseguir los ingredientes de los otros trucos. Tanto como se usa para picaduras de abejas puedes aplicarlo para tratar el contacto con la ortiga.

Prueba, de entre todo lo que te proponemos, lo que tengas más a mano, y quítate el efecto urticante cuanto antes.