CÓMO MANTENER LA ATENCIÓN CONSCIENTE

CÓMO MANTENER LA ATENCIÓN CONSCIENTE

Es bien conocido por todos nosotros que nos cuesta mantener una atención plena y consciente a lo largo de nuestro día a día. Cuando estamos conscientes, somos capaces de elaborar cualquier tarea con agrado y satisfacción y lograr resultados muy positivos en la misma. Sin embargo cuando no ponemos nuestra atención en lo que hacemos pueden surgir errores o incluso peor, la insatisfacción absoluta sobre lo que estamos haciendo, ya que nuestra mente quisiera estar en otro lugar, generando frustración y tristeza.

Como sabemos que no es fácil mantener esa atención consciente, te proponemos en este post una serie de versos que dejó escritos el maestro Thich Nat Hanh a sus discípulos.

Thich Nhat Hanh, también conocido como “Thay” (“maestro” en vietnamita), nació en el Vietnam. A la edad de 16 años ingresó en el monasterio zen de Tu-Hieu, cerca de Hue, donde su principal maestro fue Chan Thanh Quy Tiet.

Se sometió a una sólida formación de la escuela zen y del budismo mahayana recibiendo la ordenación completa en 1949.

Thay ha combinado su conocimiento profundo de una variedad de métodos tradicionales de enseñanza con los métodos e ideas de la psicología occidental para formar su acercamiento a la práctica del zen moderno, y por ello se ha convertido en una influencia muy importante en el desarrollo del budismo para occidentales.

En la enseñanza de Thich Nat Hanh se pone mucha énfasis en el cultivo de la atención consciente. Una de las formas de práctica que utiliza es versos o gathas que uno puede rereuniónr con el fin de acordarse de mantener la atención consciente en cada momento. Thich Nat Hanh ha compuesto gathas para todas las acciones del día desde despertarse hasta dormir.

En sus retiros tocan una campana periódicamente y al oírlo los integrantes del retiro paran lo que están haciendo, enfocan la atención en la respiración y rereuniónn un verso. Se pone una importancia especial en mantener la atención durante las comidas.

Al despertarse

Despertándome con una sonrisa,
sé que tengo 24 horas nuevas para mí.
Prometo vivirlas con plenitud,
y ver a todos, con los ojos de la compasión.

Al escuchar la campana

Escucho, escucho.
Este sonido maravilloso me regresa
a mi verdadero hogar

Las Cinco Contemplaciones

Esta comida es el regalo de todo el universo –la Tierra, el cielo y mucho trabajo duro.
Que comamos con atención de manera de ser dignos de recibirla.
Que transformemos nuestros estados mentales poco hábiles y aprendamos a comer con moderación.
Que sólo tomemos alimentos que nos nutren y previenen dolenciaes.
Aceptamos esta comida para llevar a cabo el camino del entendimiento y el amor.

Mirando el plato vacío

Mi plato, ahora vacío,
pronto será llenado
con comida preciosa.

Sirviendo la comida

En esta comida
veo claramente la presencia
de todo el universo
manteniendo mi existencia.

Contemplando la comida

Este plato de comida,
tan aromático y apetitoso,
también contiene mucho sufrimiento.

Empezando a comer

Con el primer bocado, prometo ofrecer alegría.
Con el segundo, prometo ayudar a aliviar el sufrimiento de los demás.
Con el tercero, prometo ver el gozo ajeno, en el mío propio.
Con el cuarto, prometo aprender el camino de desapego y ecuanimidad.

Terminando mi comida

El plato está vacío.
Mi hambre agradecida.
Prometo vivir,
por el beneficio de todos los seres.

Lavando los platos

Lavar los platos,
es como bañar un Buda bebé.
Lo profano es lo sacro.
La mente diaria es la mente del Buda.

Tomando té

Esta taza de té en mis dos manos–
¡la atención se mantiene
en ubicación vertical!
Mi mente y cuerpo moran
en el aquí y el ahora.

Yendo al baño

Contaminado o inmaculado,
aumentando o disminuyendo.
Estos conceptos sólo existen en nuestras mentes.
La realidad de interser no es superada.

Conduciendo

Antes de arrancar el coche,
sé adonde voy.
El coche y yo somos uno.
Si el coche va rápido, voy rápido.
Si el coche va lento, voy lento.

Abriendo la llave del agua

El agua fluye desde fuentes en lo alto de la montaña.
El agua corre profunda dentro de la tierra.
Maravillosamente, llega a mí.
Sus beneficios me tocan con profundidad.

Preparando las verduras

En estos vegetales frescos
veo un sol verde.
Todos los Dharmas se juntan
para hacer posible la vida.

Invitando a la campana a sonar

Cuerpo, habla y mente, en perfecta unidad.
Envío mi corazón junto con la campana.
Que quienes la escuchan, despierten del olvido
y trasciendan todas las ansiedades y tristezas.

Namasté.