COMO ELEVAR EL NIVEL DE ENERGÍA

¿Cómo está tu nivel de energía? ¿Te has levantado con ansias de afrontar las tareas que tienes por delante? ¿Has empujado hacia atrás la silla de tu mesada de desayuno con la sensación de que estabas impaciente por salir? ¿Y te has lanzado a tu trabajo con entusiasmo? ¿No?

Tal vez lleves un tiempo sin la fuerza y el vigor requeridos como para pensar que hubieras debido hacerlo. Tal vez te sientes cansado antes de que empiece la jornada y te arrastras por tu trabajo sin alegría. En tal caso, ¡hagamos algo al respecto!

¿Cuando hay que recargar la batería?

He aquí una lista de comprobación que te ayudara a establecer tu actual nivel de energía. Puedes utilizarla siempre que adviertas que tu nivel de energía está descendiendo. Si eres una persona bien equilibrada, es posible que tengas que recargar su batería cuando actúes y te sientas:

– Indebidamente soñoliento o cansado.

– Falto de tacto, antipático, receloso.

– Irritable, sarcástico, mezquino.

– Nervioso, exreuniónble, histérico.

– Preocupado, temeroso, celoso.

– Brusco, despiadado, excesivamente egoísta.

– Excesivamente emocional, alicaido o frustrado.

Si tus sentimientos y acciones revelan que tus mejores cualidades están siendo sustituidas por características inanhelables o negativas, ¡es hora de recargar tu batería!

cómo conseguir más energía para llevar a cabo aquello que queremos, cómo distribuirla bien….

1. Las emociones que nos dan energía:

Son aquellas que identificamos de manera espontánea como las más positivas del ser humano: amor, compasión, generosidad, humildad…. Las emociones con las que te sientes grande sin anhelos de aplastar, sino de compartir; aquellas con las que conseguimos una sensación de bienestar duradera, ya que hemos hecho lo mejor y más noble para todos.

A veces, en el día a día, dentro de los pequeños rencores, nos olvidamos de ellas, las vemos lejanas, sin recordar que en realidad las tenemos dentro.

2. La actitud positiva:

Tan sólo prueba durante unos días (lo ideal para incorporar una nueva costumbre son tres semanas), a buscar el lado positivo de todas y cada una de las personas, situación y vivencias del día a día, de concentrarte en el aquí y ahora.

3. Transformar emociones dañinas en positivas:

Si utilizas la ira, que nace de la indignación, para cambiar el mundo a mejor.

Si tomas la envidia a alguien como una referencia para crecer, para ser mejor persona.

Si te bajas de tu pedestal solitario del orgullo y buscas la cooperación desde la humildad.

Si cambias el remordimiento por un acto de perdón y de paz.

Si transformas la culpa acusadora en responsabilidad.

Si dejas marchar pensamientos obsesivos y emociones de baja intensidad, que te conectan con tu peor versión.

4. La energía inagotable:

Tu vocación verdadera, encontrar tu misión vital, un proyecto más grande que la vida (aquellos con los que te levantas sin despertador y transformas tu entorno, en un despliegue de energía que te sorprende hasta a ti mism@, precisamente porque estás haciendo lo que amas.