COGER EL TREN DEL PENSAMIENTO CORRECTO

COGER EL TREN DEL PENSAMIENTO CORRECTO

Te planteamos hoy una meditación budista basada en la semejanza de nuestro pensamiento con estaciones de tren, es una forma muy fácil y visual de lograr una práctica meditativa de lo más enriquecedora.

Considera tu mente como si fuese una plataforma de una estación de tren donde diferentes líneas de pensamiento pasan a través de la estación, a cada momento, dirigiéndose a varios destinos: memorias de la niñez, ideas creativas, fantasías de venganza, los antojos de chocolate, los planes de vacaciones…

En la mente no entrenada, el tren te saca de la estación, y sólo más tatempera te das cuenta de cual es el destino. Por ejemplo, el «tren de los celos» conduce a una expresión sombría – el miedo, la agresión, la obsesión, el acecho al ex, la quema de basura, roedores de gran tamaño – y seguro que no quieres subir a ese tren! Por otra parte, el «tren de la generosidad” conduce a un lugar que es espacioso, feliz, relajado y conectado. Eso es una buena plataforma para embarcar.

El camino de la práctica de la meditación budista implica el desarrollo de una comprensión profunda de lo que lleva a la paz y a la felicidad y lo que no; lo que está en armonía con la verdad de cómo son las cosas (Dharma) y lo que crea sufrimiento por ir contra la corriente. Un esfuerzo que implica el cultivo de las intenciones que están alineados con este objetivo (estados hábiles), el abandono de los que no lo son (estados inhábiles) y conocer la diferencia.

El desarrollo de esta habilidad es muy parecido a aprender a leer; en este caso, la lectura de la mente, el corazón y el cuerpo a través de conocer la energía de las intenciones, emociones y pensamientos que nos impulsan en cada momento. El usuario no puede recordar lo que era aprender a leer, esto puede tomar algún tiempo! Si empiezas a aprender un idioma a una edad tardía, imagina que hoy te mudas a vivir a un país del que no sabes absolutamente nada de su idioma, probablemente al principio no entiendas nada, ni lo que están diciendo ni lo que está escrito en los carteles de las vías. Poco a poco, prestando plena atención a las señales del día a día alrededor tuyo, comenzarás a entender ya algunas palabras, incluso podrás repetirlas y generar un pequeño diálogo con tus nuevos compatriotas, lo que te hará sentir más confortable y a la vez seguro (incluso cuando sólo sepas chapurrear unas cuantas palabras). Pasado algo más de tiempo, serás hasta capaz de empezar a escribir y entender este nuevo idioma. Toda la información llega, todo el conocimiento se transmite, simplemente tienes que ir por el camino correcto, coger el tren adecuado.

Del mismo modo, a medida que desarrollamos nuestra práctica podemos aprender a alcanzar los trenes de pensamiento que son útiles y a omitir los que no lo son. Y al igual que en una estación de tren, si nadie está abordando los trenes que van a un destino, van a dejar de pasar tan a menudo, y finalmente acabarán por no pasar más por esa estación, ya que no hay nadie esperando. Esto se conoce como el camino de la purificación, y es completamente posible que una persona del siglo 21 lo pueda alcanzar, eso si, sólo si realmente estás interesado en el aprendizaje.

Por supuesto, mientras tanto, a menudo te pasará que cojas el tren equivocado, pero si esto te pasa puedes verlo como una nueva oportunidad para aprender cosas que quizás no sabías o no habías experimentado antes. Seguramente va a pasar mucho tiempo hasta lograr el desarrollo de la plena seguridad de uno mismo en estados difíciles de la mente, conectando con los desafíos que aparecen en el camino. Pero también puedes aprender acerca de los bellos estados de ánimo y de alegría que estos desafíos pueden traer a tu mente y a tu conciencia. A través de esta práctica vas a aprender a ser más eficaz en aquello en lo que estés tratando de hacer en tu vida: ya sea la política, el cambio de trabajo social, la crianza, los negocios, las artes creativas, el retiro y todos los beneficios que conlleva el coger los trenes de pensamiento correcto!

Así que te anhelo lo mejor en su práctica diaria. Comprenderás el significado de la mente y del corazón en un estado más elevado. Y tus esfuerzos serán muy beneficiosos no solo para ti sin para todos aquellas personas que te encuentres en tu camino durante el resto de tu vida.

 

Namasté.