Canalización De La Energía Universal A Través Del Reiki Usui Tibetano.

0
1231

El desarrollo espiritual involucra no solo la mente sino también el cuerpo muchos de nuestros bloqueos energéticos tienen lugar en nuestro cuerpo pero penetran en nuestro ser como un todo mente, alma y cuerpo, además estamos interconectados unos con otros por la fuerza vital con la cual nos afectamos y somos afectados por los personas eventos, etc.  Cuando comenzamos a buscar las causas de nuestros dolores o males ya estamos en un camino espiritual, un camino de desarrollo personal y empiezan a llegar a nosotros también las respuestas. Entendemos que la sanación física es también una sanación espiritual en este sentido el Reiki es una forma natural de  recuperar esa conexión con su verdadera naturaleza, con su yo interior y sentir de forma consiente ese vínculo entre tu ser y el universo.

El Reiki  propiamente dicho consiste en la canalización de la energía universal para transformarla en energía vital, la cual es transmitida a la persona a través de la imposición de las manos, con la finalidad de recuperar su balance o equilibrio a nivel energético y en su salud.

Rei significa Universal, así que esta parte se refiere a la esencia energética cósmica, a la parte espiritual que penetra y circula en las cosas y en los lugares.

KI se refiera a la energía vital de cada individuo es el que rodea nuestros cuerpos, también se puede decir que es un energía materialmente sutil, aquella que rodea los  organismos vivientes fluyendo a través de ellos y manteniéndolos vivos con perfección en el estado de salud.

Esta práctica es una arte que abarca la espiritualidad, la intuición, la energía de vida universal, se trabaja canalizando esta energía para aliviar enfermedades tratándolas desde su causa hasta sus síntomas; en tanto que lo que se busca lograr con esta terapia es restaurar el balance y la armonía al ser completo sea una persona o un animal, lo cual se verá reflejado a nivel mental, emocional, espiritual y físico.

El Reiki Usui Tibetano fue creado por el maestro americano William l. Rand. Quien incluyó alguna técnica de curación extra como la cirugía psíquica y la sintonización de sanación. Es un sistema de mentalidad más abierta que el Reiki japonés. Debe el nombre de Tibetano por incluir dos símbolos de origen Tibetano y algunas enseñanzas budistas. Se diferencia del japonés porque además de la sintonización o iniciación única en cada nivel en el tibetano el maestro hace dos impregnaciones de la energía con lo cual el proceso de apertura del canal es más gradual. También se enseñan más símbolos, además de los 4 símbolos reiki de Takata, añade Daikomyo Tibetano, Serpiente de fuego, Raku, Om, y Dumo se dan hasta la maestría 8 símbolos.

Este tratamiento de sanación de energía logra activar los mecanismos y capacidades de autocuración del cuerpo posibilitando la eliminación de  bloqueos a través de los canales meridianos de energía del cuerpo. A medida que se eliminan los bloqueos, la energía cósmica puede fluir a través de los canales de energía, los cuales se  extienden por todo el cuerpo, sin afectar al sistema inmune para desencadenar la autocuración.

La terapia de sanación a través de símbolos quiere decir que el tratamiento se realiza bajo la protección y la ayuda de éstos. En todos los casos, solo la cantidad necesaria y la calidad de la energía es dada por el sanador de energía y los símbolos protegen contra cualquier daño al paciente.

El Reiki tibetano funciona independientemente de la religión o la fe que tenga cada persona y o pueden realizar curadores de energía entrenados, quienes son también conocidos como sanadores alternativos.

Dentro de los beneficios que encontramos en el Reiki Tibetano están los siguientes:

  • Elimina bloqueos en los chakras y meridianos, equilibrando y armonizando el cuerpo
  • Reduce el estrés y aumenta la relajación
  • Reduce la presión arterial
  • Mejora el sistema inmune natural de su cuerpo
  • Aumenta el flujo de endorfinas para mejorar el estado de ánimo
  • Ayuda a aliviar el dolor

Sistema de sanación del Tíbet está compuesto por 4 niveles, los cuales deben recibir cada uno la respectiva ceremonia de activación o ajuste en el flujo de canales.

Los niveles que encontramos son los siguientes y presentamos algunas de sus características:

Nivel I. Físico. El Despertar

En este nivel el iniciado recibe la preparación básica para transmitir energía Reiki.

La información  transmitida en este nivel  tiene que ver con la naturaleza de Reiki, así como también los modos de acción, posiciones de las manos, técnicas de aplicación.

Nivel II. Emocional-Mental. La Transformación.

Se requiere haber tomado el primer nivel. La enseñanza en este nivel se basa en  los símbolos básicos de Reiki, como  fuentes de energía. Y la ampliación de las técnicas de utilización de Reiki y sus principios.

Nivel III. Conciencia. La realización

En este nivel el reikista debe asumir un compromiso personal más claro consigo mismo. Debe haber sido iniciado en segundo nivel, así como también esperar un mínimo de 21 días a 3 meses, dependiendo de su nivel de práctica.

En este nivel  el alumno recibe un símbolo maestro, lo que amplía la intensidad de la canalización energética y sus alcances.

Se enseñan: a realizar cirugía energética, mándalas de Antahkarana, mándala de cristales.

Nivel IV. La Maestría

Los alumnos aprenden el proceso de iniciar a otros en los diferentes niveles de Reiki.

Los niveles anteriores  preparan al reikista para que la energía fluya en cantidad y calidad requerida para que pueda iniciar otros.

Por Mg. Caro Garcés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here