buda sobre el dinero

BUDA: SOBRE EL DINERO

Desde la perspectiva budista se tiene un planteamiento interesante respecto a la economía y el dinero, así como cualquier tipo de riqueza.

En la actualidad se considera a la propiedad económica como el determinante primordial de la existencia social y descartan todo lo demás como una mera estructura, un velo secundario que descansa sobre la base de lo material.

Por el contrario, Buda reconoce que existen muchas esferas independientes en cuanto a la actividad humana se refiere. Esto no se puede ver como una mera reducción simplista, pero sí debe ser visto como una parte interrelacionada y mutuamente eficiente.

Buda tomó gran nota de la importancia de la parte económica de la vida humana y sostuvo encarecidamente, que para que la persona fuera capaz de alcanzar el progreso personal y espiritual, la base económica tiene que ser segura, o sea tener unas requerimientos mínimas cubiertas.

Buda ha señalado en numerosos Sutras que la pobreza puede llevar sin duda al deterioro de los valores morales, como son robar, mentir, eliminar, etc… y que eventualmente daría lugar a un caos social. Él enseña no sólo que la economía determina en gran parte la condición moral de un hombre, sino también que el gobierno tiene una responsabilidad en corregir cualquier injusticia económica extrema que suceda en su pueblo. Aconseja por consiguiente, al rey ocuparse de una manera primordial, del bienestar económico de todos sus súbditos. Dice que el rey tiene que proporcionar las semillas y fertilizantes requeridos a los agricultores para que pueden fructificar sus cosechas. Además debería alimentar el ganado, proveer el capital a los comerciantes y negociantes para dirigir sus propios negocios, y dar empleo a los funcionarios civiles.

 

La Generosidad

La religión budista promueve el bienestar económico en la sociedad, pero siempre poniendo énfasis en la virtud de la generosidad. Buda enseñaba a todos sus discípulos, monjes o laicos, a ser una persona generosa y bondadosa. El rico tiene la obligación y la responsabilidad de dar al pobre, debería desde la perspectiva budista, ayudar y asistir a todos aquellos que sean más pobres que él.

Las cosas que una persona con más recursos puede dar a otros con menos, se podrían enumerar en el siguiente lista. Siendo los requerimientos ordenados del más básico al menos:

  • Comida, sin ésta el ser humano no podría sobrevivir.
  • Ropa, para que la dignidad humana tenga especial cabida.
  • Vivienda, donde el individuo pueda cobijarse.
  • Sanación, con la que poder curarse si padeciese de algún malestar.
  • Vehículo, a partir de aquí ya serían elementos secundarios.
  • Libros, para la educación del ser.
  • Utensilios, alumbrado, asientos, etc…

 

Buda da especial énfasis al hecho de dar alimento. Dice que si las personas conocieran las ventajas de dar alimento, no se sentarían solas sin compartirlo con alguien si hubiese alguna oportunidad de hacerlo así.

Buda dice que quien hace el gesto de dar alimento, también da las siguientes cinco cosas, y a cambio recibe estas mismo cinco cosas como un resultado kármico:

  • Larga vida
  • Belleza (buena complexión)
  • Felicidad
  • Fuerza (bienestar física)
  • Inteligencia (su mente es capaz de funcionar adecuadamente)

 

Consejo de Buda para las personas laicas

Buda dió el siguiente consejo a un grupo de laicos como guía de su felicidad en el aquí y ahora:

– Energía y diligencia

Tienes que ser enérgico y diligente en la realización de tu trabajo, sea lo que sea, tanto si es cultivar, como en un comercio, un negocio o una profesión diferente.

– Seguridad

Tienes que proteger ante todo tu bienestar.

– La buena amistad

Júntate con tus verdaderos amigos, con personas sabias y virtuosas quienes te ayudarán y protegerán, y te guiaran en tu dharma.

Sustento equilibrado

No debes ser demasiado bondadoso, nunca gastar más de lo que puedes permitirte, y por otro lado no debes ser miserable, amóldate a tu riqueza. Evita los extremos y solo gasta en la proporción de tus ingresos.

Luego les dio consejo para su propio beneficio a largo plazo: fe y confianza en los valores espirituales, generosidad, disciplina moral, y sabiduría.

 

Para un sustento equilibrado

Buda estableció cuatro normas de sustento equilibrado, a las cuales un seguidor laico debería ajustarse:

  1. Debes adquirir la riqueza sólo por medio legales.
  2. Debes adquirirla sin violencia.
  3. Debes adquirirla con honestidad.
  4. Debes requerirla de manera que no dañe a otros.

 

El uso de la riqueza

Buda dice que la adquisición de riqueza por el medio apropiado debe gastarse en los siguientes cinco propósitos:

  1. Para aprovisionamiento del propio hogar, de sus parientes y de sus hijos.
  2. Para hacer regalos a los amigos, entretenerlos, o darles presentes.
  3. Para proteger y reparar la propiedad de alguien y la vivienda.
  4. Para pagar los impuestos y hacer reverencia a las deidades.
  5. Para ofrecer limosnas y requerimientos a monjes y sacerdotes.

 

Namasté.