AGUA DE COCO PARA ELIMINAR METALES PESADOS

El agua de coco verde limpia los riñones, previene el ataque del corazón, desintoxica el organismo de metales pesados como el mercurio que contienen las amalgamas, y además de todo esto también sabe bien.

“En la práctica, el agua de coco ha probado ser un buen remedio para desintoxicar (el mercurio) del amalgama, y es útil en muchos planos.” El doctor Helmut Friedich, un odontólogo holístico de Freiburg, Alemania, lo afirma en los resultados de su estudio práctico, confirmando así con total acuerdo lo establecido por el conocimiento práctico de la ciencia médica de la India y la sanación ayurvédica tradicional. El agua de coco, extraída del coco verde (no confundir con la leche de coco) es después de todo una bebida ideal para quitar la sed, famosa por sus múltiples y valiosos electrolitos.

Los veraneantes en países cálidos y los atletas, aprecian su rápido efecto revitalizante. En los países tropicales se bebe con una cañita, directamente del coco verde recién abierto. Esta “bebida de coco” es clara o ligeramente turbia con algo de sabor a coco. Contiene importantes oligoelementos como zinc, selenio, mucho potasio, vitamina C, B2 y B6, los aminoácidos arginina, cistina y serina (la dosis es incluso mayor que en la leche de vaca) y otros valiosos agentes vitales.

Siendo una bebida baja en grasa, puede ser usada también como alimento dietético. En la India y en la Sanación Ayurveda el agua de coco es recomendada para prevenir el ataque de corazón, para afinar y limpiar la sangre, limpiar los riñones incluso de cálculos, para dolenciaes del estómago e intestinales, para el procesado de las encías y para la excesiva acidificación en general. En las regiones tropicales, en casos de emergencia es inoculada incluso directamente en la corriente sanguínea, como una transfusión sanguínea compensatoria.

A pesar de esos efectos manifiestos en la bienestar, el agua de coco continúa siendo aún casi desconocida en sus propiedades. Hace unos pocos años, fue posible su extracción directamente del coco fresco, con la ayuda de un proceso técnico especial. En este proceso, los conservantes y aditivos pueden ser abandonados completamente y sólo es necesaria una suave pasterización a 60º centígrados. Sólo de esta manera pueden ser conservados sus valiosos agentes activos.

Desintoxicación de amalgamas con agua de coco

El Dr. Helmut Friedrich fue capaz de demostrar que con la ayuda del agua de coco como suplemento alimenticio, incluso una persona inexperta puede hacer una desintoxicación de metales pesados como el mercurio de las amalgamas dentales. Entre otros, el mercurio se acumula en la glándula pituitaria y en la epífisis (pineal) lo que puede causar desórdenes en el metabolismo, en la regulación hormonal, e incluso en el pensamiento y el estado emocional y psíquico.

La mayoría de métodos de desintoxicación del mercurio son problemáticos y hay que adaptarlos a cada paciente individualmente. Así, el mercurio puede ser absorbido tomando selenio, pero a menudo es depositado en el cuerpo y no se puede excretar. El ácido fólico puede también absorber el mercurio pero sin embargo, con este método puede surgir el metilmercurio orgánico, que es incluso cien veces más tóxico.

Los así flamados agentes quelantes como DMPS absorben el mercurio muy bien, pero a la vez absorben todos los otros metales del cuerpo, así que un procesado a largo plazo no es posible: sólo el uso de una sola vez “elimina” los metales pesados. Los métodos desintoxicantes homeopáticos tienen que empezar con potencias muy bajas, lo cual puede llevar a una re-contaminación de mercurio.

Para una desintoxicación definitiva, se requieren aminoácidos sulfúricos para absorber el mercurio y permitir su excreción a través de la orina y ser purgado.

El Dr. Friedrich explica, “Estos están contenidos exactamente en el agua de coco verde. En combinación con la mezcla ideal de minerales estos activan a la vez la desintoxicación de metales pesados incluso de las células internas por lo tanto previenen la degeneración de las células nerviosas y la pérdida de neurotransmisores” enfatiza Friedrich. Dependiendo del nivel de estrés, es necesaria una dosis diaria aproximada de 200-2500 ml.

Según Friedrich para una desintoxicación completa del mercurio, en todos los métodos son requeridos muchos meses -a veces incluso años. Para el paciente es más cómodo consumir una bebida refrescante de coco en vez de la toma permanente de un remedio.

Von Ulrich Arndt