5 LECCIONES QUE TODOS LOS PADRES DEBEN APRENDER DEL BUDISMO

5 LECCIONES QUE TODOS LOS PADRES DEBEN APRENDER DEL BUDISMO

A medida que el budismo sigue aumentando su popularidad en la cultura occidental, ciertos principios han empezado a discutirse, como es el de “cómo ser un mejor padre”.

Las ideas de ser «Zen» y «compasivo», y, por supuesto, «consciente» nos vienen ahora más fácilmente a la mente. Pero, ¿qué significan realmente estos conceptos en la práctica?

Uno de los objetivos principales es permitir la maduración emocional y de la capacidad de recuperación emocional de los niños, mientras que también haces que la vida cotidiana de ser padre o madre sea mucho más fácil.

Esto no significa estar apacible y tranquilo todo el tiempo. Se trata de cambiar nuestra relación con los desafíos para ser padres realmente presentes. Se trata de experimentar todas las emociones sin reacción.
Aquí hay cinco principios budistas esenciales que te ayudarán en tu viaje por la crianza:

  1. Reconocer que una mente estable es una mente poderosa.

Según el budismo, la vida está constantemente en proceso de cambio. Y por esa razón, la estabilidad no viene de las circunstancias externas, sino de la forma en que se relacionan con las circunstancias en constante cambio: podemos elegir el cultivar una mente estable.
La mayoría de nosotros tenemos estados mentales que suben y bajan dependiendo de los acontecimientos diarios que percibimos como «bueno» o «malo»: un abrazo y sonrisa de tu hija es bueno, mientras que quedarse atascado en el tráfico y llegar tatempera a una reunión es malo.

El Budismo anima a cumplir con todos los eventos con ecuanimidad. Las cosas simplemente son, y tienes una profunda sensación de poder aceptar eso. Puedes enseñar esto a los niños mediante tu propia práctica personal.

Practicar la meditación es una gran manera de desarrollar una mente estable.

  1. Introducir el concepto de transitoriedad en su vida.

En nuestra cultura, la mayoría de nosotros nos escondemos de la idea de que las cosas están cambiando constantemente. Nos gusta la rutina, la costumbre, la coherencia. Pero hay una gran sabiduría en la idea budista de que todas las cosas están en constante movimiento, y por extensión, no permanecen.
Y por supuesto, la mas allá es parte de esto. Todos los seres vivos mueren; es simplemente el ciclo natural de la vida. Podemos enseñar esto a los niños no como algo de miedo, sino reconociendo el proceso natural de la vida – si se trata de flores marchitamiento, si es una calabaza es putrefacción o si las hojas se caen en otoño.
En un nivel más cotidiano, podemos aprender a aceptar, en lugar de miedo, el cambio en general. Podemos enseñar a nuestros hijos que el cambio es natural y que la mejor manera de trabajar con la impermanencia es ser agradecido por cada día, porque cada día es diferente y único. La gratitud se puede pensar como lo contrario del derecho, pero la realidad no es así.

  1. Aprender a estar bien con la ansiedad.

Los budistas saben que debido a la impermanencia siempre existe una ansiedad subyacente. La ansiedad no es una señal de que algo está mal, es una experiencia de estar vivo en un mundo impermanente. Así que esto no es un sentimiento que podemos «fijar» en nosotros mismos, ni en nuestros hijos. La ansiedad es una emoción normal que siente cada ser humano y nuestro sufrimiento se disipa cuando lo reconocemos y lo aceptamos.

  1. Basta con prestar atención a las emociones de tu hijo, todas las emociones.

El budismo nos anima a prestar atención a las fluctuaciones de la vida, y darse cuenta de lo que es. Por esta razón, las emociones no son «buenas» o «malas». Los budistas definen a las emociones como: mensajeros con información sobre el momento en el que estamos.
Sabiendo que las emociones se levantan y caen, podemos enseñar a los niños a aprender a procesar sus emociones de la forma más natural – que se alojan en el presente y se experimentan hasta que pasan. Los padres no tienen que interrumpir este proceso para arreglar o cambiar los sentimientos.

  1. La confianza de que su hijo está bien.


En la vida diaria, hay pérdidas y decepciones Muchos padres de hoy intentan proteger a sus hijos de los bordes afilados de la vida, y esto es un intuición natural. Sin embargo, reto a los padres para que tus hijos tengan la trata «segura».
Las tratas seguras son decepciones cotidianas normales y retrocesos en la tarea, los eventos entre hermanos, amigos, reglas, tareas,… Cuando se permite a los niños a tratar son más propensos a empezar a resolver problemas y construir resilencia a los altibajos de la vida, sin necesidad o anhelo de ser rescatado por un padre.
Hay una gran enseñanza budista por Shantideva, un monje budista del siglo octavo. Dijo algo como esto: “Cuando se camina sobre la Tierra sus pies pueden sufrir cortes. Puedes usar las pieles de cuero dondequiera que estén, y en lugar de esto, puedes envolverlas alrededor de los pies y hacer un par de mocasines.”
Muchas veces cuando somos padres, nos estamos poniendo las de cuero para proteger a los niños de la vida, en lugar de enseñarles a hacer sus propios mocasines para que puedan desplazarse por sus propios obstáculos y construir su propia capacidad de recuperación natural.

 

Namasté.